Dirección de las Naciones Unidas | Biden confirma que no quiere una guerra fría con China

(ONU) Joe Biden dijo a Naciones Unidas el martes que no quiere una “nueva guerra fría” con China, defendiendo su compromiso con la diplomacia y el multilateralismo frente a los aliados europeos a los que acusa de pelear esa guerra a menudo solo.




Philip Rater y Sebastian Smith
Agencia de medios de Francia

“No queremos una nueva Guerra Fría, ni un mundo dividido en bloques rígidos”, dijo el presidente de Estados Unidos en su primer discurso durante su mandato en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Pero advirtió que “Estados Unidos participará en la competencia, y participará fuertemente”, presentando su visión de un enfrentamiento con Pekín, sin nombrar directamente a la potencia competidora.

FOTO EVAN VUCCI, Associated Press

El discurso de Joe Biden en el prestigioso podio de las Naciones Unidas en Nueva York durante el día seguirá, a través de un video pregrabado, el discurso del presidente chino Xi Jinping en un duelo distante entre las dos superpotencias involucradas en un enfrentamiento cada vez más embriagador.

Destacó que “con nuestros valores y nuestra fuerza, defenderemos a nuestros aliados y amigos, y nos opondremos a los intentos de los países más fuertes de dominar a los más débiles”.

Lucha contra regímenes autoritarios

El presidente Biden, comprometido en una guerra contra “regímenes autoritarios”, también prometió “defender la democracia”.

Su discurso en el prestigioso foro de las Naciones Unidas en Nueva York durante el día será seguido por el discurso del presidente chino Xi Jinping, a través de un video pregrabado, en un duelo distante entre las dos superpotencias involucradas en un enfrentamiento cada vez más amargo.

READ  Avión de carga Boeing 737 obligado a aterrizar urgentemente en Hawái

Como preludio de este intercambio, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió a Washington y Beijing que el deterioro de las crisis globales sería “mucho menos predecible que la Guerra Fría”, y pidió a las dos superpotencias el “diálogo”. y entendimiento.

El lunes, el canciller francés Jean-Yves Le Drian también advirtió sobre un “enfoque muy conflictivo” hacia Estados Unidos, argumentando que los europeos deberían defender un “modelo alternativo”.

Beijing también se opone a la idea de una nueva Guerra Fría como la que tuvo lugar entre Estados Unidos y la Unión Soviética en la segunda mitad del siglo XX. Pero este es, con mucho, el único punto de encuentro entre los dos países, cuyas relaciones son cada vez más tensas.

“La era de la diplomacia”

La principal reunión diplomática mundial, que se inauguró el martes y durará una semana, se espera especialmente este año, después de la versión esencialmente virtual del año pasado.

Para el demócrata estadounidense, el discurso en el templo del pluralismo fue una oportunidad para resaltar el “regreso” de Estados Unidos como socio confiable con sus aliados abusados ​​durante los cuatro años en el cargo de Donald Trump.

“Durante los últimos ocho meses, he reconstruido nuestras alianzas, revitalizando nuestras alianzas y reconociendo que son esenciales para la seguridad y la prosperidad duraderas de Estados Unidos”, suplicó.

Dijo que anunciaría “nuevos compromisos” contra la pandemia el miércoles y se comprometió a “redoblar” los esfuerzos financieros internacionales de Washington para combatir el cambio climático.

Sobre todo, se comprometió a abrir una “era diplomática” después del final de la guerra en Afganistán, para garantizar que la fuerza militar sólo pueda ser utilizada por Estados Unidos como “último recurso”.

READ  La solución de dos estados es la "única solución" al conflicto israelo-palestino

Abriendo una crisis con Francia

Pero la retirada de Afganistán, que terminó en caos a finales de agosto para consternación de muchos países europeos, y luego la crisis abierta con Francia por el asunto del submarino, que estalló la semana pasada, distorsionó por completo su mensaje.

Paris no desdeña el anuncio por parte de Estados Unidos, el 15 de septiembre, de un acuerdo de seguridad celebrado con Australia y el Reino Unido para enfrentar a Pekín, apodado AUKUS. Esta nueva asociación prendió fuego a los polvos del Atlántico, porque tuvo lugar a espaldas de los franceses, que habían perdido una gran década de submarinos encargados por Canberra.

El canciller francés, Jean-Yves Le Drian, volvió a denunciar el lunes en Nueva York la decisión “brutal” y “un abuso de confianza entre aliados”.

La UE ofreció a Francia el “apoyo” y la “solidaridad” que esperaba, según el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

Al indicar que París no está listo para pasar página, un asesor del presidente francés Emmanuel Macron advirtió que su esperado encuentro telefónico “antes de fin de semana” con Joe Biden “no será un intercambio de reconciliación” sino una “aclaración”.

Para asombro de muchos miembros de las Naciones Unidas, el presidente Macron decidió no ir a Nueva York este año. Su ministro de Relaciones Exteriores hablará en nombre de Francia, a través de un enlace de video, dentro de varios días.

Otros oradores del martes, además de los líderes brasileños y turcos, incluirán al nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, quien hará su debut internacional. Su discurso, vía video, es esperado con impaciencia para ver si este ultraconservador está dispuesto a relanzar las negociaciones de Viena encaminadas a rescatar el acuerdo nuclear con Irán que dejó Estados Unidos con su colapso en 2018.

READ  El vínculo entre noticiero y cáncer | Corte de California rechaza a madre de niño enfermo

Desde su elección en junio, las conversaciones indirectas entre Teherán y Washington se han estancado, y las Naciones Unidas están realizando esfuerzos entre bastidores para volver a encarrilarlas.

Y Joe Biden reiteró que está dispuesto a volver plenamente al acuerdo si Teherán también vuelve a las restricciones nucleares de las que se libera Irán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *