Diez años de prisión por la manifestación del 11 de julio en Cuba

Un manifestante, acusado en particular de desacato y alteración del orden público, fue sentenciado a 10 años de prisión, la sentencia más dura jamás dictada a un participante en las protestas sin precedentes del 11 de julio en Cuba, según supo AFP el sábado por sus familiares y un defensor de derechos humanos. organización.

• Lea también: Cuba: Gobierno prohíbe manifestaciones programadas para el 15 de noviembre

• Lea también: Los balcones de la Habana cobran vida nueve meses después de su cierre

• Lea también: Cuba: Más consumo de drogas y detección de adicciones con la epidemia

El juzgado de San José de las Lajas, a 35 kilómetros de La Habana, condenó a Roberto Pérez Fonseca, de 38 años, a “10 años” de prisión por los cargos de desacato, agresión, alteración del orden público e incitación a la comisión de un delito, según sentencia de octubre. 6 y encuestados por AFP.

Los tres jueces de la corte declararon culpable al manifestante basándose en el testimonio de un policía local. Según el último informe, el 11 de julio Roberto Pérez Fonseca alentó a la gente a unirse y arrojar piedras y botellas.

El manifestante, padre de dos hijos, fue arrestado cinco días después por la policía en la casa de su madre.

Laritza Diversent, directora de Cobalex, dijo a la AFP que la sentencia fue “excesiva y viola todas las garantías de un juicio justo”. Según esta ONG de derechos humanos, este es el veredicto más duro hasta ahora emitido contra un manifestante el 11 de julio.

La Sra. Diversent denunció la frase “por ejemplo” por “infundir miedo y terror” en la sociedad.

READ  [EN DIRECT 26 FÉVRIER] Todos los desarrollos epidémicos

Agencia de prensa de Francia

Según Lisette Fonseca, madre de los reos, el peso del castigo se explica por el hecho de que su hijo rompió la imagen de Fidel Castro, el líder de la Revolución Cubana.

“Romper la imagen no es perdonar”, dijo, y señaló que la familia tiene la intención de apelar la decisión.

El 11 de julio, miles de cubanos salieron a las calles coreando “Abajo la dictadura” y “Tenemos hambre”. Estas manifestaciones sin precedentes resultaron en la muerte de una persona, decenas de heridos y el arresto de casi mil. Cerca de 500 personas permanecen detenidas.

El gobierno acusa a los manifestantes de querer derrocar el poder con el apoyo de Estados Unidos.

La organización no gubernamental Human Rights Watch acusó recientemente al gobierno de realizar detenciones arbitrarias, maltrato de prisioneros y realización de juicios ficticios.

Cuba atraviesa una profunda crisis económica con alta inflación, agravada por la pandemia de COVID-19 y el fortalecimiento del embargo estadounidense, agravando la escasez de alimentos y medicamentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *