Diablo IV: el director y el diseñador jefe abandonan el barco

Luis Barriga, director de Diablo IV, y Jesse McCree, diseñador principal, acaban de dejar Blizzard. Primera salida de información por Kotaku Activision-Blizzard lo confirmó rápidamente por correo electrónico.

Imagen destacada: Blizzard

Podemos confirmar que Luis Barriga, Jesse McCurry y Jonathan Leecraft ya no están en la empresa.

Activision Blizzard no tenía ningún motivo para su partida, pero aparecieron en una foto tomada en 2013 en la “Suite Bill Cosby”, una sala para fiestas alcohólicas durante los viajes de Blizzard a eventos. Bill Cosby habría sido elegido por sus chaquetas particularmente feas, un argumento que ciertamente podría pasar, pero mantener el nombre después no es la mejor idea que podrían tener, y más aún en el curso de los negocios.

Sin embargo, otras fuentes de Blizzard afirman que el nombre fue elegido cuando comenzaron a surgir revelaciones de sus agresiones sexuales. Combinado con sus feos suéteres, fue suficiente para convertirlo en su inspiración.

Lea también: Activision-Blizzard lanzado por T-Mobile

En cualquier caso, los dos hombres aparecen en la foto publicada, así como Jonathan Leecraft, el diseñador principal del juego. Activision-Blizzard está rompiendo con varias personas clave, y no está claro cómo afectarán esas salidas a los juegos en desarrollo. Habrá suficiente talento para llevar la antorcha según Activision, pero ¿lo garantizarán? En su último informe, Ubisoft habla abiertamente sobre este tema. Lejos de las personas acusadas de acoso que han sido despedidas, los comentarios que tengo son que esta historia ha dañado la moral y alterado el estado de ánimo, de ahí que se hayan observado varias salidas en los últimos meses, incluso de cualquiera que nunca haya sido afectado por estos problemas de acoso.

READ  El fósil de animal más antiguo encontrado en Canadá

Además del impacto positivo en las personas acosadas que finalmente se reconoció, así como el desnatado gestionado por la dirección con los empleados descarriados, las consecuencias lamentablemente no consisten en un trozo de tela y todo se desvela después. Están dejando su huella en los estudios a nivel humano, por supuesto, pero en el aspecto organizativo, es un gran éxito. Estas personas tienen el talento y el conocimiento que necesitan en su trabajo para tener éxito. Cuando se trata de los sucesores de este tipo de personas, elegimos a sus asistentes o personas que ocuparon puestos destacados a las órdenes de sus antecesores. Sin embargo, no hay garantía de que hagan el trabajo. Debemos tener en cuenta el síndrome de Peters, que afirma que cada persona en algún momento alcanza su propio nivel de incompetencia. Ella es buena en lo que hace, pero no tiene las habilidades requeridas para un puesto más alto y falla allí una vez en el lugar. Se trata entonces de encontrar a la persona adecuada entre las decenas de asistentes, sin depender de quienes también quieran arriesgarse. Tener a las personas equivocadas a cargo de un proyecto puede costar decenas de millones, y ver a tantos de sus cerebros salir del estudio es un verdadero desafío detrás de usted para encontrar sangre nueva para reemplazarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *