Deuda Emergente en Latinoamérica

Las deudas en moneda extranjera y nacional de algunos países latinoamericanos aún conservan todo su atractivo.


© piedra angular

La deuda en moneda extranjera y local de algunos países latinoamericanos nos sigue pareciendo atractiva. Sin embargo, es necesario distinguir claramente entre deuda externa y deuda en moneda local, ya que para algunos países es importante solo para la primera y para otros solo para la segunda.

Comencemos con el gigante brasileño

Los bonos brasileños en moneda local siguen estando de nuestro lado a pesar de la agitación política que rodea al presidente Lula y la volatilidad resultante. Varias razones explican nuestro posicionamiento. En primer lugar, el banco central de Brasil fue uno de los primeros impulsores del ciclo mundial de subidas de tipos: endureció agresivamente, por lo que la tasa de inflación de Brasil se activó mucho antes que en el resto del mundo. En cierto sentido, el ciclo económico brasileño es un buen indicador de la evolución del resto del mundo entre seis y doce meses después; Por lo tanto, esperamos que el Banco Central de Brasil esté entre los primeros en recortar las tasas de interés más adelante en el año, y los tenedores de bonos deberían obtener una ganancia de capital una vez que las tasas de interés comiencen a caer. En segundo lugar, el carry de dos dígitos que ofrecen los bonos domésticos brasileños no es fácil de superar. En tercer lugar, las valoraciones monetarias siguen siendo atractivas dado que las cuentas externas del país están mucho mejor que hace unos años. La política sigue siendo el único inconveniente: Brasil, por lo tanto, no es un país donde uno compraría bonos para mantener, es esencial mantenerse activo para aprovechar la mayor volatilidad. El debate sobre una posible suba en la meta de inflación es un riesgo, pero ese factor ya está descontado.

READ  ¿Qué proveedor de servicios de Internet ofrece la mejor velocidad para Netflix en diciembre de 2021?

En términos de deuda soberana externa, Brasil no es nuestro favorito desde el punto de vista de la valoración. Además, creemos que varias empresas pueden tener dificultades para refinanciar sus obligaciones de deuda externa.

Las Bahamas sigue siendo nuestro favorito para la deuda externa

Este rico archipiélago caribeño, que depende en gran medida del turismo, sufrió mucho por la pandemia, pero en el cuarto trimestre de 2022 el número de turistas se recuperó por encima de los niveles previos a la pandemia. Bahamas no recibe la atención que merece porque no aparece en el índice diversificado EMBIG de JP Morgan debido a su riqueza: el PIB per cápita es demasiado alto para clasificarlo como un país emergente. Sin embargo, los bonos de las Bahamas aún brindan rendimientos de dos dígitos en dólares estadounidenses, y el gobierno ha implementado medidas efectivas de ajuste fiscal para reducir gradualmente la deuda pública, que ha aumentado excesivamente durante la pandemia.

También preferimos a Colombia y Argentina en términos de deuda externa.

En el caso de Colombia, las valoraciones de los bonos parecen muy atractivas después de dos rebajas consecutivas en 2021 y la elección del presidente populista de izquierda Petro en 2021. A pesar de las tendencias populistas de Petro, las instituciones de Colombia han demostrado ser suficientes frenos y contrapesos para evitar la aplicación. políticas extrañas. En este contexto, creemos que las valoraciones de la deuda corporativa y soberana son atractivas.

En el caso de Argentina, nuestra tesis de inversión descansa en la transición política que probablemente se materialice en las elecciones presidenciales de octubre próximo. Con la inflación todavía en 95% y se espera que permanezca inaceptablemente alta durante todo el año, las posibilidades de reelección de la coalición gobernante de izquierda Frente de Todos nos parecen muy bajas y esta es una buena noticia. Es probable que la coalición opositora, Juntos por el Cambio, gane la presidencia y la política económica debe mejorar a pesar de los enormes desafíos que se avecinan en los próximos años. No tenemos bonos argentinos pendientes de redención total, ni bonos transferibles, que son relativamente bajos. Pero podrían convertirse en la mejor inversión soberana de 2023 en términos de rendimiento total. De hecho, el precio actual del bono es de 25 a 30 centavos por dólar, lo que probablemente esté por debajo del valor de rescate, incluso si termina siendo reestructurado en 2025 o 2026.

READ  La canción "DOS ORUGUITAS" interpretada por SEBASTIÁN YATRA en la película de Disney "EnCanto" ha sido nominada a un premio OSCARS en la categoría "Mejor Canción Original".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *