Crisis de salud: Argentina al borde del precipicio económico y social

Básico
La economía argentina está lidiando con la peor parte de la crisis de salud vinculada al Covid-19 con graves consecuencias sociales para el país.

Los argentinos estaban a punto de pasar la Navidad sin carne. Para facilitar el acceso a este alimento básico de la cocina nacional, el gobierno peronista negoció una reducción del 30% en los tres cortes de carne más populares, de un grupo de distribuidores. Si bien este gesto sin duda salvará a miles de familias de una triste noche sin barbacoa, se necesitarán más para mitigar los efectos de la masiva crisis social y económica del país.
A pesar de las medidas de salud tomadas temprano, a fines de marzo, Argentina se encuentra hoy entre los países más afectados de la región por el coronavirus, con 948,25 muertes por millón de personas registradas. Además de la crisis sanitaria, que no pudo evitar, la larguísima cuarentena impuesta por el gobierno central tuvo “fuertes efectos en la economía”, según Marcus Buscaglia, economista de la Universidad de Pensilvania y colaborador del conservador diario. No nacion. “El gobierno ha dejado muy poco margen de maniobra para que las empresas reduzcan sus costos mediante recortes salariales o despidos”, recorta Buscaglia. Los resultados: más de 60.000 pymes definitivamente han bajado el telón.

La caída del peso frente al dólar

La protección relativa de los empleados no fue suficiente para proteger el poder adquisitivo de los argentinos. Anna Natalucci, investigadora en ciencias sociales del CONICET (CNRS Argentina) estima que “el 50% de los empleados del sector privado hoy se encuentran en la línea de pobreza”. Los altos costos de la vivienda y los servicios básicos se suman a la pobreza de las clases medias. El investigador especializado en economía popular recomienda “controles de precios por parte del gobierno y medidas para estimular el poder adquisitivo de las clases medias”.

READ  Se dice que una de las mejores series de la última década está a punto de regresar.

Al-Biruni Panetton con retratos de las figuras de acción.
Agence France-Presse – Juan Mapromata

Según Natalucci, la situación argentina es “complicada”. Esta crisis “viene del gobierno anterior, el gobierno del liberal Mauricio Macri, y por supuesto se ha inflado con la epidemia”, que el actual presidente, Alberto Fernández, tuvo que afrontar tras apenas tres meses en el poder.
El ciclo infernal de la devaluación: la inflación empobrece constantemente a los argentinos, que han visto al dólar subir más de 38% en 2020 frente al peso, la moneda nacional que registró la mayor depreciación en América Latina durante la pandemia. Esta debilidad mitiga los efectos positivos de los beneficios otorgados a los desempleados. La pobreza y la indigencia superaron respectivamente el 40% y el 8% de la población en el primer semestre de 2020, mientras que el desempleo alcanzó el 14% y más de un tercio de los argentinos perdió a causa de las fluctuaciones y cambios de la economía informal. Ante estas preocupantes estadísticas, el economista pide a Buscaglia que “restaure la promesa argentina”. “Esta esperanza que motivó a los inmigrantes a establecer esta nación está grabada en el preámbulo de la constitución nacional … Pero hoy la promesa está rota”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *