COVID-19 | Aumento de la contaminación en Israel, nuevas restricciones

(Jerusalén) El miércoles entraron en vigor nuevas restricciones sanitarias en Israel, el país con el mayor número de infecciones desde enero a pesar de una campaña de vacunación masiva contra el coronavirus.




El estado judío ha vuelto a comprometerse a mostrar un certificado de vacunación o una prueba de PCR negativa para visitar restaurantes, hoteles, museos y bibliotecas, y para asistir a eventos culturales y deportivos.

El Ministerio de Salud dijo en un comunicado que esta medida también se aplica a los lugares de culto que albergan a más de 50 fieles, y agregó que la capacidad en las tiendas y centros comerciales ahora está limitada a una persona por cada siete metros cuadrados.

Las autoridades ya habían tomado en julio ciertas medidas que fueron levantadas en junio, como la obligación de llevar máscara en lugares públicos y oficinas cerrados, en el contexto del aumento del número de pacientes.

Hasta el martes, las autoridades sanitarias habían identificado más de 8.700 casos nuevos, el número más alto desde enero. En junio, solo se detectaron unos pocos casos diarios.

Israel fue uno de los primeros países en lanzar, a mediados de diciembre, una campaña de vacunación masiva gracias a un acuerdo con el laboratorio de Pfizer que rápidamente proporcionó millones de dosis pagadas con datos sobre el medicamento. La efectividad de la vacuna en su población.

Esta campaña permitió reducir significativamente la infección, pero en las últimas semanas la infección ha vuelto a aumentar con la prevalencia de la variante delta en adultos no vacunados pero también en personas vacunadas hace más de seis meses.

READ  Minnesota: renuncia de la mujer policía y su jefe

La semana pasada, el estado hebreo comenzó a administrar una tercera dosis de la vacuna a las personas de 50 años o más, a pesar del llamado de la Organización Mundial de la Salud para detener estas dosis de refuerzo para dejar más vacunas disponibles para los países pobres, donde las tasas de inmunización aún son bajas.

El primer ministro Naftali Bennett respondió que la administración de estas dosis en Israel, un país de nueve millones de habitantes, no afectaría las reservas mundiales, pero permitiría probar la eficacia de la tercera dosis.

“El futuro del país”

Bennett también dijo el miércoles durante una conferencia de prensa televisada que quería evitar un nuevo cierre en septiembre, el mes en el que se celebrarán muchas fiestas judías, porque “destruiría el futuro del país”.

También pidió a los israelíes que continúen con la vacunación, alegando que el país podría “derrotar al Delta”. Hizo hincapié en que estaba “al alcance de la mano”.

“La vacunación es eficaz, es realista y científica, salva vidas”, dijo el Sr. Bennett.

En total, más de 959.000 personas se infectaron en Israel, de las cuales murieron aproximadamente 6.700. Más de 5,4 millones de personas recibieron dos dosis de la vacuna, el 58% de la población y alrededor de 1,1 millones de personas recibieron una tercera dosis.

En el lado palestino, las autoridades también han identificado un aumento en la contaminación, con el número de nuevos pacientes diarios duplicándose en siete desde 1Él es Agosto, según datos del Ministerio de Salud.

Solo 432.000 palestinos han recibido dos dosis de la vacuna, de un estimado de cinco millones que viven en la ocupada Cisjordania y el enclave de Gaza.

READ  La Bolsa de Valores de Nueva York está respaldada por un acuerdo republicano-demócrata

Un portavoz del Ministerio de Salud en Gaza, Ashraf al-Qidra, lamentó que solo el 11% de los elegibles para la vacuna hayan sido vacunados, y agregó que “la Franja de Gaza ha entrado en una tercera ola epidémica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *