Con la guerra en Ucrania, Argentina gana dólares que pierde por la inflación

La guerra en Ucrania ha provocado una fuerte subida de los precios del trigo, el maíz y, en menor medida, la soja desde finales de febrero. Tres productos entre ellos Argentina, cuya economía está firmemente enfocada en la agricultura, y es uno de los mayores exportadores del mundo, el primero, e incluso, en el caso de la harina de soja.

El resultado: una extensión repentina de los ingresos en dólares del país. 3.000 millones solo en el mes de marzo (2.800 millones de euros) y unos 8.000 millones (7.400 millones de euros) en el primer trimestre de 2022, es decir, un +18% respecto al primer trimestre de 2021.

Se espera que Argentina gane otros $ 10 mil millones en la campaña actual, lo que asciende a $ 44 mil millones. [40,5 milliards d’euros]»Y escribir el sitio El País América Porteño.

Siete millones de toneladas de trigo adicionales

Ya en 2021, cuando el país experimentó un crecimiento económico del 10,3% tras tres años de estancamiento, cerca del 70% de las entradas de divisas por exportaciones provinieron del sector agroalimentario.

Por lo que el país se pregunta si no se debe aumentar el área cultivada en la próxima siembra. El País América Citas oficiales de la industria:

“Argentina cultiva más de 6 millones de hectáreas de trigo y podríamos llegar a 8, lo que significa casi 7 millones de toneladas adicionales y más retorno de divisas, [mais] Todavía es demasiado pronto para tomar una decisión.«

Sobre todo porque esta ganancia inesperada ya se ha visto anulada en gran medida por otras consecuencias de la guerra en Ucrania: los altos precios del combustible para las operaciones y el transporte, así como el costo de los fertilizantes, que procedían principalmente de Rusia y Ucrania.

Para la economista Emilcy Terre, Los precios mundiales han aumentado, pero también los costes, mientras que los márgenes de beneficio [financières]No aumentaron. De hecho, son más bajos que el año pasado”.

De hecho, Argentina está atravesando un nuevo período de alzas de precios, después de 2021, que vio una tasa de inflación superior al 50%.

“La inflación subió al 6,7% en marzo, su nivel más alto en veinte años”, Jueves 14 de abril titular gran diario Nación.

Pero el país acaba de renegociar la enorme deuda de unos 45.000 millones de dólares, o unos 41.400 millones de euros, contraída con el Fondo Monetario Internacional. A cambio de la reprogramación de este último, el Estado se comprometió a controlar sus cuentas públicas y la hiperinflación.

Con las cifras de marzo, que arrojarían una inflación interanual de 55,1%, esa promesa aún está lejos de cumplirse.

READ  El presidente peruano Pedro Castillo saca su banda izquierda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.