Chile comienza a redactar su nueva constitución

(Santiago de Chile) Chile inicia este domingo el proceso de redacción de su nueva constitución, con la confirmación formal de la asamblea encargada de redactarla: 155 ciudadanos fueron electos al término de un proceso democrático sin precedentes, luego de meses de fuerte protesta social.


Paula Bustamante
Agencia de medios de Francia

Esta asamblea, que operará sobre la nueva Ley Fundamental por un período mínimo de nueve meses, o máximo de 12, es completamente igual, y 17 de sus escaños han sido reservados para representantes de pueblos indígenas.

En la historia de Chile, “es la primera vez que los ciudadanos han podido elegir un organismo para redactar” la constitución, afirma Claudio Fuentes, profesor de la Universidad Diego Portales (UDP).

Al final de la votación del 15 al 16 de mayo, los nuevos componentes parecían muy heterogéneos. Los candidatos independientes constituyen el 40% de los funcionarios electos, a expensas de las listas formadas por partidos tradicionales.

Para muchos analistas, este componente “se parece al Chile real”, con activistas ambientales, líderes comunitarios, abogados, profesores, periodistas, economistas, pero también amas de casa.

Los representantes de los partidos políticos tradicionales son minoría y ninguna fuerza política tiene el tercer poder necesario para vetar, y las deliberaciones deben ser aprobadas por una mayoría de dos tercios.

“Hay un distanciamiento muy profundo entre sociedad e instituciones, cuestionando el rol de los partidos políticos”, analiza Marcela Ríos, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en Chile.

Entre los integrantes de la Asamblea Constituyente, unas dos decenas se encontraban entre los chilenos que espontáneamente salieron a las calles a expresar su cansancio por la rebelión social que estalló el 18 de octubre de 2019.

READ  Biden se centra en vacunas y proyectos hasta 2024

Primero, con el objetivo de aumentar el precio de un boleto de metro en Santiago, la protesta se convirtió rápidamente en un movimiento sin precedentes contra las desigualdades sociales.

Referéndum 2022

Ante la magnitud de las protestas, que culminaron el 25 de octubre de 2019 con 1,2 millones de chilenos en las calles de Santiago, los partidos políticos llegaron a un acuerdo histórico para realizar un referéndum sobre el cambio constitucional, votando finalmente por un 79%.

Luego, muchos manifestantes señalaron el texto, votado en 1980, como la pieza central del orden económico ultraliberal creado bajo Augusto Pinochet (1973-1990) y un freno a cualquier reforma social fundamental.

«C’est une lumière d’espoir et un synonyme de la lutte dans la rue», explícita Ingrid Villena, une avocate de 31 ans, spécialisée dans la violet contre les femmes, qui dit avoir été élue par des gens »du pe Like su.

“De las personas, saber lo que significa levantarse todos los días a las seis de la mañana, trabajar más de 12 horas diarias, tener dos trabajos para sobrevivir endeudándose y no poder pagar las cosas es tan fundamental como comida o salud ”, resume.

Para Jaime Bassa, de 44 años, electo en el centro-oeste del país, quien lleva años promocionándose como abogado especializado en cambiar la constitución, esta última debe velar “por la protección de los derechos sociales, porque detrás de estos derechos sociales también hay un deseo de distribuir la riqueza del país de manera más equitativa. “”.

En el otro extremo del espectro ideológico, la candidata conservadora de derecha Marcela Copelos, exministra del gobierno del presidente Sebastián Piñera que defendió al No en el referéndum, quiere defender el récord de tres décadas de democracia, “la mejor de Chile. historia”.

READ  Minneapolis | La policía agredió a periodistas durante una manifestación

“La derecha aceptó en silencio la retórica de la izquierda que quiere que creamos que fueron los peores 30 años”, declaró, la segunda mejor candidata electa del país, incluso si su partido fue uno de los mayores perdedores en la encuesta.

El domingo, los nuevos funcionarios electos prestarán juramento en los jardines del Antiguo Parlamento de Santiago, debido a las restricciones sanitarias vinculadas a la pandemia. Procederán a elegir a su presidente y vicepresidente.

Posteriormente, las sesiones tendrán lugar en el antiguo parlamento o en otro edificio público del centro de la capital.

Al final de su trabajo, la nueva constitución será sometida a un nuevo referéndum en 2022. En caso de rechazo, el texto actual permanecerá en vigor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *