Chile. ‘Borek busca el voto central para derrotar a Caste’ – vs.

Por Juan Carlos Ramirez Figueroa

Con el 27,91% de los votos (1961,122), José Antonio Caste de la coalición de extrema derecha Frente Cristiano es el único candidato verdaderamente satisfecho con los resultados de las elecciones presidenciales chilenas. Sorprendentemente, ocupó el primer lugar incluso antes que el candidato del partido gobernante y ex ministro de Piñera, Sebastien Seychelles (12,8%), que quedó en cuarto lugar. Y eso, si tenemos en cuenta que en las elecciones de 2017 en las que Kast ganó el 7,93% (523.213), supone un salto de gigante para un proyecto político ultraconservador, que defiende el neoliberalismo y el oscuro legado de Pinochet, y se opone -como era de esperar-. inmigrantes y derechos de las mujeres y gays. matrimonio.

Gabriel Borek, el candidato de la Nueva Izquierda, en alianza con el Partido Comunista bajo el nombre de coalición Abribo Dignidad con el 25,8% (1’814’809) – que por tanto tiene derecho a postularse en la segunda vuelta gracias a un gran número de votos – sabe que este es un escenario complejo e impredecible. Es más, si lo consideramos el mismo país que marcó la revolución social en octubre de 2019 y que votó para aprobar una nueva constitución un año después, en octubre de 2020. [les élections à la Convention constituante ont eu lieu les 15 et 16 mai 2021]. Por eso Borek apareció en televisión integrando dos elementos que Casta supo capitalizar: la crisis migratoria y la seguridad en el sur. [état d’urgence face à la mobilisation pour la terre des Mapuches]Lo cual sumó al programa de cambio en la economía neoliberal, apoyando la ciencia, protegiendo el medio ambiente, apoyando las demandas feministas y prestando atención al “estado de bienestar”.

READ  Argentina: Rápida inflación del 54% en 2019
Patrulla Fronteriza y Migración Organizada

“Vigilaremos las fronteras y regularemos la inmigración”, dijo Gabriel Borek en una entrevista en el canal. Chilevision. Esto requiere mejoras en nuestras prácticas internas, en el control de nuestras fronteras, pero también requiere una coordinación internacional que no hemos hecho. […]. Chile, Perú y Colombia no pueden ser los únicos países que se responsabilizan por el desastre causado por el gobierno de Nicolás Maduro, la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela, necesitamos ampliar la coordinación ”.

En cuanto al conflicto en el sur, que incluye a la comunidad mapuche, grandes empresas madereras y empresarios con transporte [du bois] Además de las fuerzas policiales violentas, Gabriel Borek enfatizó: “Continuaremos sin demora los delitos cometidos”. En cuanto a la coordinación de Arauko Maliko -una comunidad mapuche que optó por la violencia para reclamar su tierra- el candidato manifestó: “Yo les digo que la violencia no es la solución, y que ante ella el Estado tiene el deber de restituir al pueblo. arreglo.”

Esta es una señal para el centro de un candidato que ya se ganó el apoyo del Partido Socialista y su determinación de negociar por parte de los demócratas cristianos, incluido el diputado derrotado. “No dejaremos que avance el fascismo”, dijo Jasna Provosti, refiriéndose a José Antonio Caste. Esto a pesar de que Carmen Frey, presidenta del partido (PDC), destacó que el potencial apoyo a Borek “no sería en vano”.

Además, José Antonio Caste ya ha comenzado a buscar acuerdos con el partido gobernante que encabeza Sebastián Seychelles (que no estaba cerrado a “conversaciones”, como anunció el domingo) y con el partido UDI. [Unión Demócrata Independiente, parti des milieux économiques, créée en 1983 et réunissant de nombreux cadres de l’administration étatique de Pinochet], el más derechista de los partidos que apoya a Piñera, quien formalizó su apoyo. Aunque también tuvo que negociar la mayor sorpresa del día: el economista Franco Baresi, el liberal anti-todo -muy cercano a Javier Meli. [député de la ville de Buenos Aires, élu en 2021, dans le cadre de la coalition Libertad Avanza] – Los que, a través de una campaña de Estados Unidos, por orden de aprehensión por impago de la pensión alimenticia, obtuvieron el tercer lugar con una puntuación de al menos 12,8%, la misma cifra que obtuvo Sebastián Seychelles pero con una “ventaja” de casi mil votos.

READ  ¿A quién y cómo proporciona Rusia la vacuna Sputnik V?
Congreso

También hubo cambios el domingo en la Cámara de Representantes y el Senado con el cambio de fuerzas políticas. En la Cámara de Representantes, ninguno de los bloques que respaldaron a Caste y Borek obtuvo suficientes escaños para obtener una mayoría simple. Así, Fuerza Social Cristiana ganó 15 escaños y Apruebo Dignidad 37, lejos de los 55 escaños requeridos. En el reparto de esta última coalición, el Partido Comunista consiguió 12 (reelecta Carol Cariola, figura relevista desde el movimiento estudiantil de 2011) y el Amplio 25, cinco escaños más que en las elecciones de 2017, destacando al Partido Social Convergencia que Pertenece al mecanismo de candidatos de izquierda (Borek) incluye 9 diputados.

La coalición Nuevo Pacto Social, continuación de la Consortación de centro izquierda y Nueva Mayuria, fundada en apoyo de Jasna Provost, obtuvo 37 escaños: 13 para el Partido Socialista, 8 para la capital, 4 para los liberales. partido y 7 por el Partido de la Democracia (PPD). Todo esto por debajo de los 57 escaños ganados en 2017. Esto los llevaría a asociarse con la izquierda de Apruebo Dignidad y también con figuras del Partido Humanitario como la polémica Pamela Giles que siempre ha sido declarada anti-Hezbolá. Los “políticos habituales” son buenos para construir alianzas.

La derecha que apoyó a Sichel con la alianza Chile Podemos Más obtuvo 53 escaños: 25 para Renovación Nacional, 23 para Unión Demócrata Independiente, 4 para Evópoli y uno para PRI (Juego Regionalista de los Independientes), lo que los obligará a negociar con el sector Kast, pero también con el Partido de la Gente de Franco Parisi, que obtuvo 6 escaños.

READ  Argentina y Brasil, una final que hace que Messi y Neymar olviden sus viejos demonios

En el Senado, la derecha ganó con más del 50% de los votos, Podemos Mas de Chile consiguió 24 senadores y la centroizquierda de Nuevo Paqueto Social tuvo 17. Ha alcanzado un hito al incorporarse al Senado por primera vez desde la retorno de la democracia con 2 funcionarios electos. Dos independientes, entre ellos Fabiola Campillai, que perdió ambos ojos durante un Installido Social (explosión social), también lo lograron, bajo la influencia del fuego policial. (Artículo publicado en el diario argentino pagina 12, 22 de noviembre de 2021; traducción contra)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *