Brote en Canarias | La lava llega al océano, un fenómeno potencialmente peligroso

(Madrid) – La lava del volcán que hizo erupción hace diez días en la isla de La Palma, en las Islas Canarias españolas, llegó al océano la noche del martes al miércoles, un fenómeno potencialmente peligroso, anunció el Instituto Volcánico de Canarias (Involcan).


“El flujo de lava ha llegado al mar en Playa Nueva”, dijo Involcan en su cuenta de Twitter poco después de la medianoche (martes 22:00 GMT).

Cumbre Vega entró en erupción el 19 de septiembre.

El martes por la tarde, la lava, cuya velocidad ha variado en los últimos días, incluso se detuvo en algún momento, todavía estaba a media milla del mar, por lo que era imposible predecir cuándo llegaría al océano.

Este encuentro entre lava fundida y agua fue particularmente aterrador debido a la producción de gases tóxicos y las partículas dañinas que podrían sobrevenir, haciéndolos peligrosos.

Por este motivo, el gobierno regional del archipiélago emitió una decisión “con un radio de exclusión de dos millas náuticas” sobre el lugar donde se esperaba que llegara la lava.

El lunes, los residentes de varios vecindarios en el cercano pueblo costero de Tazacorte fueron llamados a autoimponerse por temor a los gases tóxicos de la lava que llegan al océano.

Esta decisión se tomó por “la posibilidad de un pequeño choque cuando el magma ingrese al agua del mar, y que este pequeño choque provoque humos que pueden ser tóxicos”, confirmó Miguel Angel Morquinde, Director Técnico del Plan de Contingencia Volcánica de Canarias ( Pivolca).

READ  Un abismo que hay que salvar para esperar limitar el calentamiento global a + 1,5 ° C | COP26 - Conferencia sobre cambio climático en Glasgow

La entrada de la cría de lava al mar se produjo horas después de que el gobierno liberara el martes 10,5 millones de euros (15,55 millones de dólares) en ayuda directa a las víctimas de la erupción volcánica, en particular, para comprar viviendas para las personas que visitaran sus casas. sumergido en lava.

Se ha declarado en estado de desastre natural en esta isla de 85.000 habitantes, con coladas de lava destruyendo un total de 589 edificios -no todos viviendas- y cubriendo 258 hectáreas de terreno, según el sistema europeo copernicano de mediciones geoespaciales.

La isla de La Palma vive principalmente del cultivo del plátano y el turismo.

La erupción no provocó muertos ni heridos, pero sí la evacuación de más de 6000 personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *