Brasil. Preocupación de los generales demócratas: contra

Bar Mario Osava

El presidente Jair Bolsonaro ha denunciado en repetidas ocasiones la existencia de un presunto fraude en las elecciones brasileñas, incluida la que le otorgó la victoria en octubre de 2018. Los tribunales ahora han decidido exigirle que presente las pruebas que alega contra el voto electrónico, que, según él, , es incontrolable incluso bastante.

El temor es que su intento de desacreditar la elección, en otra suplantación del ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también culmine en un ataque similar a la invasión del Capitolio, la sede del Congreso de Estados Unidos, por fanáticos de Trump el 6 de enero.

Pero los procesos son muy diferentes

En Brasil, la matriz de extrema derecha es militarista, no un partido como el Partido Republicano de Estados Unidos. Los activistas cívicos de esta corriente brasileña siempre han llamado a la “intervención militar” para hacer cumplir su política y, si es necesario, para subyugar a las autoridades legislativas y judiciales.

La desconexión institucional en Brasil puede involucrar a las fuerzas armadas, porque a diferencia de Trump, Bolsonaro cuenta con el apoyo del ejército y gran parte de la fuerza policial.

Por ello, las manifestaciones autoritarias del presidente han mantenido en alerta la situación política desde su toma de posesión el 1 de enero de 2019. A esto se suma el revuelo de algunos generales, en declaraciones tan peligrosas como sugieren una posición. Fuerzas Armadas.

Los generales alzan la voz

El secretario general de Defensa, Walter Braga Neto, ante la Asamblea, informó que sin reemplazar el voto electrónico, adoptado en 1996, con un voto “en una papeleta impresa y verificable”, no habría elecciones programadas para octubre de 2022. De los diputados, partidario de Bolsonaro Arthur Lera (Representante del Estado de Alagoas, presidente electo de la Cámara de Representantes en febrero de 2021, progresistas) según el periódico Estado de Sao PauloJueves 22 de julio.

La alarma provino de una reunión entre el ministro y los líderes de las tres ramas de las fuerzas armadas, que se dice que tuvo lugar el 8 de julio, pero que recién ahora se ha revelado.

La reacción de Walter Braga Netto fue que se trataba de “desinformación”, una “invención” de la vida cotidiana. Pero Arthur Lyra emitió una negación vaga, que parece confirmar la presión y la presión, ya que la Cámara de Representantes está discutiendo actualmente un proyecto de ley para restaurar la papeleta de votación.

READ  Sonia Sweid es coronada Miss World Football

De hecho, el general Walter Braga Neto solo tuvo reiteradas declaraciones de Bolsonaro quien repetidamente dijo que las próximas elecciones solo se llevarían a cabo si se aprueba la papeleta, un cambio que depende del Congreso.

En Brasil, el sistema electoral es totalmente electrónico desde 2000, y se implementó parcialmente hace cuatro años. Puede controlarse en diferentes etapas, pero no mediante el uso de papel.

El modelo, que ha sido elogiado y reproducido a nivel internacional, no ha sido objeto de denuncias por posible fraude, confirman las autoridades electorales. Señalaron que la introducción de auditorías relacionadas con la votación en papel sería costosa. Favorecerá las acciones de los perdedores, ralentizará el proceso y socavará el secreto del voto, reduciendo así la compra de votos.

Pero Bolsonaro y sus generales piden algún tipo de escrutinio de las papeletas impresas, sin detallar ninguna fórmula y sin evidencia de la fragilidad del sistema 100% electrónico.

El gobierno envió un proyecto de ley para revertir la votación en papel, pero una mayoría de 11 partidos rechazó la propuesta. El propio Bolsonaro admitió la derrota, aunque sus partidarios prohibieron la iniciativa de posponer su “funeral” el mayor tiempo posible.

De cualquier manera, está claro que los generales brasileños han decidido en las últimas semanas ser más activos en la política actual.

Poder militar versus poder parlamentario

El ministro de Defensa y los tres jefes de las fuerzas armadas han sido muy duros con el titular de la Comisión de Investigación Parlamentaria (CPI) sobre la gestión de la pandemia Covid-19, el senador Omar Aziz. Este último dijo que oficiales de una “banda corrupta” del ejército estaban involucrados en la presunta corrupción del Ministerio de Salud.

Al menos ocho oficiales militares están siendo investigados por la Corte Penal Internacional por intentar comprar vacunas contra el coronavirus en circunstancias sospechosas.

Las fuerzas armadas no tolerarán “pequeños ataques” a sus instituciones, señala el comunicado del 7 de julio, que los legisladores interpretaron como un veto o presión para investigar a los oficiales que asumieron roles clave en el Ministerio de Salud sin la experiencia necesaria. para hacer frente a la epidemia.

READ  En todo el mundo, el mercado mundial de películas para ventanas de bajo consumo está en auge, según las últimas investigaciones de 2020-2027

Dos días después, el comandante de la Fuerza Aérea Brasileña, general de brigada Carlos Batista, se mostró interesado en atacar la investigación parlamentaria, atribuyéndolo a fallos “prematuros”. Defendió la actuación de los militares, incluida su significativa participación en el actual gobierno, en una entrevista con el diario. Oye Globe, Rio de Janeiro.

El general de brigada Carlos Batista exacerbó la situación al declarar que “el ejército no amenaza” al afirmar rechazar las interpretaciones bajo las cuales el ejército está preparando un golpe de Estado. En otras palabras, la rotura puede ocurrir sin previo aviso.

El gobierno de Jair Bolsonaro, ex capitán del ejército, es un gobierno militar porque un tercio de sus ministros tienen el mismo origen “profesional”, al igual que más de 6.000 empleados civiles, la mayoría de los cuales son oficiales retirados en cargos de confianza.

El presidente se postuló para el cargo de representante de las Fuerzas Armadas y de la dictadura militar que reinó de 1964 a 1985, algo que suena paradójico pero que tiene sentido.

La aplastante victoria de Jair Bolsonaro de 57,8 millones de votos no se debe a logros personales o carisma. Evidentemente estaban ausentes. Despojado de sus calificaciones militares por actos de indisciplina, fue miembro inocente del Parlamento, el llamado “bajo clero” del Parlamento, durante 28 años, durante los cuales solo logró aprobar dos leyes.

Pero siempre mantuvo su identidad militar y expresó su obstinada defensa de la dictadura. Elogió al notorio torturador de los presos políticos como un héroe. Lamentó que no se hayan eliminado al menos 30.000 activistas de izquierda que se oponen al régimen militar.

Esta imagen militar y este discurso antidemocrático los convirtió en la alternativa deseada a la política practicada tras el fin de la dictadura en 1985. Un período marcado por el proceso de democratización en el que se acumularon escándalos de corrupción.

El colapso de la “Nueva República”, 30 años después de la nueva constitución democrática de 1988, vino con el colapso de la economía, con la mayoría de los líderes políticos acusados ​​de corrupción y el principal líder de la izquierda, el ex presidente Luis Inácio Lula da Silva, está bajo arresto.

READ  The Coconut Company (Reino Unido) Ltd. , Marico Ltd. , Productos orgánicos Enature, Ayam Sarl - Androidfun.fr

Esta situación ayudó a salvar el período militar, durante el cual Brasil experimentó una industrialización y urbanización aceleradas, con un fuerte crecimiento económico, excepto en sus últimos años.

Las Fuerzas Armadas no han dejado de ser una de las instituciones que más confianza inspiran a la población, según todas las encuestas. El pecado de la dictadura tiene poco efecto sobre su imagen en la mayoría de la población. Se benefició del progreso económico y no se vio directamente afectado por la represión política.

Los dictadores brasileños no sufrieron pruebas devastadoras, como el intento fallido de recuperar de la guerra las Islas Malvinas en Argentina; O el escándalo de corrupción del general Augusto Pinochet en Chile.

Todo esto permitió a Jair Bolsonaro ajustarse a la reputación del ejército, así como a la imaginación que dejó el “milagro brasileño”, un crecimiento económico de más del 10% durante varios años de la década de los setenta, así como la ocupación de ciertos sectores. Debe su expansión al período dictatorial, como el cultivo a gran escala de la soja monocultiva.

En definitiva, la sorprendente popularidad de Bolsonaro se debe a su convivencia con las Fuerzas Armadas y a su historia reciente. Este núcleo de extrema derecha – “bolsonaristas” incondicionales – ha logrado integrar corrientes conservadoras, como la religiosa, especialmente la evangélica, los empresarios y la policía.

Además, su victoria supuso salvar a los militares “condenados” de la narrativa democrática y confinarlos a los cuarteles, políticamente inadecuados y la administración pública. Esto explica la lealtad de los generales a Bolsonaro, incluso después de la gestión de desastres de la epidemia y otros errores gubernamentales.

Esta simbiosis vincula el destino de Bolsonaro y el ejército. Los errores y asaltos a la democracia, que son inevitables en un gobierno que tiene como referente en el período dictatorial pero opera en el marco de una institución democrática, tendrán consecuencias para ambos. (El artículo fue publicado por servicio de interpress, 23 de julio de 2021; Traducción de un consejo editorial a en contra)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *