Aumenta a 85 el número de muertos por el ataque al aeropuerto de Kabul

Kabul, Afganistán | El número de muertos por el doble ataque suicida llevado a cabo por la organización “Estado Islámico” (ISIS) en el aeropuerto de Kabul ascendió a 85 muertos el viernes, incluidos 13 soldados estadounidenses, en medio de una atmósfera tensa unos días antes de la finalización prevista de la evacuación de extranjeros y Afganos. Buscando escapar del nuevo régimen talibán.

• Lea también: Esta foto corre el riesgo de causar mil males a Trudeau

• Lea también: Trump lamenta que la tragedia “ no debería haber sucedido ”

El ataque, que se llevó a cabo al anochecer, provocó el caos y la devastación entre los miles de afganos apiñados allí con la esperanza de adquirir uno de los aviones fletados por Occidente.

Los videos publicados en las redes sociales mostraron a decenas de víctimas, muertas y heridas, yaciendo en agua salobre en un canal de alcantarillado, rodeadas de trabajadores de rescate explotados e indefensos. Hombres, mujeres y niños corrían en todas direcciones para escapar del lugar de los bombardeos.

Hay muchas mujeres y niños entre las víctimas. Un ex funcionario del gobierno, que fue derrocado a mediados de agosto por los talibanes, dijo a la AFP el viernes, anunciando a la AFP que la nueva cifra de muertos era de al menos 72 y 150 heridos a partir de información recopilada de los hospitales locales.

El informe anterior, presentado por el régimen talibán el jueves por la noche, decía que entre 13 y 20 personas murieron y 52 resultaron heridas.

La situación parecía tranquila el viernes por la mañana en Kabul, particularmente alrededor del aeropuerto donde los talibanes han reforzado sus puestos de control y donde la multitud parece haber desaparecido en algunos lugares.

READ  Covid-19 en Brasil | Un nuevo récord de 2.841 muertes en 24 horas

Doble explosión también Al menos trece soldados estadounidenses murieron y dieciocho resultaron heridos., según el Pentágono, lo que lo convierte en el ataque más mortífero contra el ejército estadounidense en Afganistán desde 2011.

Ante la crisis más grave desde el inicio de su mandato y visiblemente conmocionado, el presidente estadounidense Joe Biden respondió con la promesa de “perseguir” a los autores del ataque y “pagarles su salario”. “Estados Unidos no se dejará intimidar”, dijo en tono militar.

Este primer ataque criminal desde el regreso de los talibanes al poder el 15 de agosto se produce unos días antes de la salida programada de las fuerzas estadounidenses del país el 31 de agosto, después de veinte años de guerra infructuosa contra los islamistas.

Con lágrimas en los ojos, Biden rindió homenaje a los soldados que habían sido asesinados, “héroes (…) comprometidos en una misión peligrosa y desinteresada para salvar otras vidas” y declaró que Estados Unidos “continuaría evacuando”. “

Los rescatistas abrumados

Según Washington, que espera la “continuación” de los ataques de ISIS, el ataque fue llevado a cabo por dos terroristas suicidas del grupo yihadista, seguido de un intercambio de disparos.

Bajo el nombre IS-K (Estado Islámico de Khorasan), el Estado Islámico se ha atribuido la responsabilidad de algunos de los ataques más mortíferos en Afganistán en los últimos años, matando a cientos, especialmente entre musulmanes chiítas.

Aunque son dos grupos sunitas extremistas, ISIS y los talibanes están en competencia y están impulsados ​​por un odio obstinado y mutuo.

Los occidentales condenaron el ataque, enfatizando que no debería evitar la continuación de las evacuaciones masivas, que hasta ahora han permitido que 100.000 personas se vayan, según los últimos datos publicados por la Casa Blanca el jueves por la noche.

READ  'Mal trato' a los migrantes | Y atacó a los guardias fronterizos de Texas

El nuevo régimen talibán, a través de su portavoz Zabihullah Mujahid, condenó “enérgicamente” estas “explosiones”, destacando que tuvieron lugar en una zona bajo la responsabilidad del ejército estadounidense.

Desde la repentina toma de Kabul y el poder por los talibanes, el vasto aeropuerto de Kabul ha sido el último lugar del país donde se han congregado las fuerzas occidentales dirigidas por el ejército estadounidense.

La OTAN y la Unión Europea han pedido que las evacuaciones de Kabul continúen a pesar de todo.

pánico

El viernes por la mañana, España anunció que había puesto fin a los vuelos de evacuación, como lo habían hecho antes Alemania, los Países Bajos, Canadá y Australia. Londres dijo el viernes por la mañana que los de los británicos se completarían “en unas pocas horas”.

Tras los atentados, París anunció el regreso de su embajador en Afganistán, David Martinon, a Francia por motivos de seguridad, que anteriormente se encontraba en el aeropuerto de Kabul.

Según fuentes militares, una de las explosiones ocurrió cerca de la puerta de Abi, uno de los tres puntos de acceso al aeropuerto.

Un testigo en el lugar dijo a la AFP: “Fue una gran explosión entre la multitud que esperaba frente a una de las puertas del aeropuerto”, por donde entraban los evacuados de los occidentales. Se esperan cadáveres humanos y metralla “en los alrededores.

En medio del caos, dice que perdió los documentos que esperaba para abordar un vuelo con su esposa y sus tres hijos.

“No quiero volver (al aeropuerto) nunca más. Muerte a América, su evacuación y sus visas.

READ  La relación entre Turquía y Estados Unidos | Erdogan dice que tuvo una entrevista "muy productiva y franca" con Biden

Alberto Zanin, coordinador médico del hospital de la ONG italiana Emergencia, declaró en Twitter que los heridos “no podían hablar, muchos estaban aterrorizados, los ojos perdidos en la oscuridad, la mirada perdida”.

El ritmo de las evacuaciones, que se ha acelerado constantemente en los últimos días, comenzó a desacelerarse el miércoles.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Anthony Blinken, confirmó el miércoles que los talibanes se han comprometido a dejar a los estadounidenses y afganos vulnerables aún en el país después del 31 de agosto.

El inminente fin de los desalojos suscita la preocupación de que muchos afganos que en los últimos años trabajaron para extranjeros o para el derrocado gobierno pro occidental y se sienten amenazados por los talibanes no abandonen el país a tiempo.

Muchos afganos, en su mayoría urbanos y educados, temen que los islamistas establezcan el mismo tipo de régimen fundamentalista y brutal solo cuando estuvieron en el poder entre 1996 y 2001.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *