Atletismo: Ingebrigtsen y Jesús Gómez rehabilitaron el bronce en 1500m | Deportes

Jakob Ingbrigtsen corre sobre Lewandowski y Jess Gómez.Jakob Ingbrigtsen se adelanta rápidamente a Lewandowski, Jess Gómez y Andrej Isakovic /.

Rehabilitaron a un jugador checo y pusieron a 13 atletas en una pista estrecha para la final de 1500 metros. Pousser et trébucher était inévitable, et Jakob Ingebrigtsen a été contraint de piétiner à l’extérieur dans un virage très tôt après une lutte avec le polonais Rozmys, qui neé seé permett pasait d’passrità d’équereur método. Tras su fichaje, el favorito se tomó un tiempo para retomar su posición habitual, como una tentación frente a todos. Solo tenía 300 metros de altura, ya que daba el impulso que permitía a todos mirar la distancia y calcular la posición que se podía confirmar entre los europeos en la pista cubierta de Toru (Polonia).

Desde entonces, la carrera ha sido una repetición de la carrera en Glasgow y, como hace dos años, fue una gran sorpresa al final. Y dos veces. Si fue el polaco Marcin Lewandowski en ese momento quien apuñaló a Jacob, de 20 años, por la espalda, el único europeo capaz de competir en la media distancia con los mejores atletas de Kenia o Etiopía, esta vez fueron los árbitros los que estaban en la espalda. el principio. Inelegible para el pase preliminar después de terminar primero (3m y 37.56s) que es la carrera que dominaron por completo.

La eliminación del gran jugador noruego dio una inesperada victoria a Lewandowski (3m 38.06s), todavía donde debía estar, dos medallas españolas de atletismo, plata para Jesús Gómez (3m 38.47s), el astuto campesino burgalés que supo ver la carrera a la perfección Sin quemarse, siempre mantuvo a la pareja noruego-polaca cerca y estuvo tan cerca del final que el Gran Polo se estremeció. La medalla de bronce parece ser para el joven jugador del Granada Ignacio Fontes, que regresó en la última gran vuelta (3m 39,66s). Sin embargo, en el último momento, los jueces aceptaron las reclamaciones de la Federación Noruega, que afirmaba que a Ingbrigtsin se le había pagado, y le devolvieron el oro. Lewandowski regresó a la plata, Jess Gómez terminó en el bronce y Fontes ganó el cuarto lugar.

READ  Se supone que Deshavan está contra Niza, Perchi no está seguro

De la escabechina a la serie y la semifinal de los 400 metros -en ocho horas, dos carreras a muerte, con ácido láctico en los oídos, sabor a bilis en la boca, y solo las dos primeras de cada próxima serie- salieron vivo, más que vivo, el gallo, según su estilo, Oscar Housellus (46,26 segundos), que sorprendentemente, en la semifinal, dejó fuera de la final a Pavel Maslak, el checo que ganó tres europeos en casa y tres Mundiales. , uno de los cuales fue premiado precisamente después de que el Rey de Astudillo fuera eliminado en Birmingham 2018, o tras firmar un cartel que lo elevara a lo más alto El mejor del mundo (44,92 segundos, récord europeo) fue descalificado por caminar sobre una barra.

Han caído en la masacre, ya en la primera serie, víctimas de la falta de posibilidades de clasificación por parte de los otros españoles, Lucas Baia y Samuel García, los habituales compañeros de las hazañas de Hoselos (y medallas de plata a su lado en el Relevo de Glasgow 2019), que en la final (hoy 20.10) tendrá que afrontar aún más difícil Los competidores, el holandés Limarfen Bonifacia, el único europeo que ha caído por 46 segundos este año, y Tony Van Depen, el bronce en 2019 tras la Noruego. El fenómeno de Karsten Warholme, ausente de Torun, y los hilanderos.

Belene Twimmel salió del tiro final con la cabeza en alto y levantó, por segunda vez en su vida, y en dos días seguidos, más de 18 metros, que no había logrado a lo largo de su carrera. . El arquero y estudiante gallego de 26 años Charlie Buron en Lyon no estaba en la primera lista emitida por la Federación, pero se sumó dos días después al viaje con el ave Fatima Diem, que se clasificó para la altura final. En la eliminatoria (18,64 m) batió el récord español de un cuarto de siglo, casi uno mayor que ella, y en la final ocupó la séptima posición por 18,01 m en el sexto intento y su convicción de que por su juventud (ella fue el segundo más joven en el partido final que ganó el portugués Oriole Dongmo El de 30 años, con 19,34 metros.

READ  Motocross | Jean Sebastian Roy: mentor, mentor

Tres sorteos de María Vicente

“María debe volar largas distancias, debe volar largas distancias”, así repite, tras el peso, Ramón Sid, la entrenadora María Vicente, quien arrancó sus cinco quintos con regularidad (8,31 sa 60 m vallas; 1, 77 m en altura donde estaba pastando de nuevo 1,80 m) hasta que cayó como de costumbre con el peso. Lanzó 12,40 m, un mínimo de 688 puntos que le hicieron caer del cuarto al séptimo lugar de 12 participantes. Seis horas después comenzó el estadio, y la prueba más fuerte del campeón catalán llegó a Torón después de que batiera el récord nacional (4501) puntos en Madrid hace dos semanas. Todavía tiene espacio para recuperarse. Pero si en Madrid hubiera batido el récord respondiendo todos los errores en sus pruebas más débiles, en altura y peso, con sobrecompensación en los poderosos, en Toru podría haber estado mentalmente cansado, en el fallo del peso no lo hizo. Él no respondió volando alto, como exigía la competencia y exigía a su entrenador pero ella tropezó con el barro en tres ocasiones. Tres vacíos a los que no podía dar solución técnica, una falta de recursos que mostraba más fatiga mental que fatiga física, posiblemente por el ruido que se levantaba a su alrededor en Madrid. Zero la hundió tanto que no pudo instalar los pines después de unas horas para terminar su segundo quinteto europeo del sprint de 800 metros. La victoria fue bien (4,904 puntos) para el favorito, el campeón belga de los siete olímpicos Navisato Thiam. Superó su récord de España de solo 16 puntos, y en el camino hacia eso, superó el anillo en longitud, y el joven de 19 años le habría dado a Vicente un notable quinto lugar.

READ  Crown Victoria April Circus y lo peligroso que es.

Desde la escabechina en la cadena de 800 metros, el mismo sistema asesino de 400 metros que se tragó a Álvaro de Arriba, el héroe de los dos últimos años, que participó en el cruce del cuchillo – tropezó, empujó, empujó – en las entrañas de La tropa, y no salió ilesa, sobrevivió, y con la moral por Tejado, Mariano García, murciano de Fuente Álamo que fue un gigante en la gran competición, ganando su racha y avanzando a las semifinales (hoy, 19.25 ) y Pablo Sánchez Valadares de Madrid.

Si la mañana es de un joven mediofondista español, entonces el final de la velada es de otro de ellos, Madrilini de El Escorial Lucía Rodríguez, que también es estudiante, como Ojeda Muñoz, su amigo Arturo Martín, que estaba en los 3000m. final, en la que terminó octava, que considerando su clasificación para la final, volvió a sacar el segundo bocado de su mejor nota. Lucía Rodríguez, de 22 años, llegó a Torón en el minuto 9 y 4.31. Eliminó las semifinales con un marcador de 8 y 56,71 segundos y la final con ocho minutos y 53,90 segundos, la quinta marca española de la historia, todavía por detrás del récord de Marta Domínguez en 13 segundos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *