Arqueología para comprender mejor el cambio climático

A lo largo de la historia, personas de diferentes culturas y etapas de desarrollo han encontrado formas de adaptarse, con diversos grados de éxito, al calentamiento gradual del entorno en el que vivían. Pero, ¿puede el pasado iluminar el futuro ahora que el cambio climático es más rápido que nunca?

Sí, un equipo de antropólogos, geógrafos y científicos de la tierra de Canadá, Estados Unidos y Francia, dirigido por Ariane Burke, antropólogo de la Universidad de Montreal, que dirige Grupo de investigación de dispersión de homínidos y el Laboratorio de Ecomorfología y Paleoantropología.

En un artículo publicado hoy en Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, El profesor Burke y sus colegas proporcionan una actualización sobre una disciplina nueva y de vanguardia llamada ‘arqueología del cambio climático’.

Es una ciencia interdisciplinaria que utiliza datos de fósiles arqueológicos y registros paleoclimáticos para estudiar cómo los humanos interactuaron con su entorno durante eventos climáticos pasados, como el calentamiento posterior a la última Edad de Hielo, hace más de 10,000 años.

Los científicos esperan identificar los puntos de inflexión en la historia del clima que han llevado a las personas a reorganizar sus sociedades para sobrevivir, mostrando que la diversidad cultural, que fue una fuente de resiliencia humana en el pasado, es tan importante como nuestras vidas. calentamiento global.

Le pedimos a la profesora Burke que nos contara sobre un artículo que escribió con el antropólogo. Julian Riel-Salvatore de la UdeM y colegas de la Universidad de Bishop (Sherbrooke), la Universidad de Quebec en Montreal, la Universidad de Colorado (Colorado Springs) y el Centro Nacional de Investigación Científica (París).

READ  Aquellos investigadores que creen en la ciencia como remedio para el cambio climático

Sobre este estudio

El artículo “La arqueología del cambio climático: el caso de la diversidad cultural”, de Ariane Burke y sus colegas, fue publicado 19 de julio en Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias. El estudio fue financiado por el Fondo de Investigación de Quebec – Sociedad y Cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *