Argentinos en desacuerdo con renegociar deuda con el FMI

(Buenos Aires) Decenas de miles de argentinos se manifestaron el sábado contra la renegociación de la deuda que su gobierno intenta obtener del Fondo Monetario Internacional, una perspectiva que despierta el temor a la devastación social vinculada a los planes de ajuste de la deuda. pasado.


Sonia Avalos
Agencia de medios de Francia

“No a un acuerdo con el FMI”, “la deuda es con el pueblo, no con el FMI”, “el pago de la deuda es un ajuste”. Al finalizar la jornada del sábado, pancartas, consignas y canciones de organizaciones de izquierda radical, estudiantes y sindicatos arrasaron la Plaza de Mayo, el teatro histórico de las alegrías y la rabia del país, a los pies del palacio presidencial Casa Rosada. Castillo.

Entre las bandas de música, el humo ensordecedor y los petardos y el humo que sale de la “barilla” (parrillas) instaladas en la calle, el Fondo Monetario Internacional, así como el gobierno de centroizquierda, ha sido atacado, acusado de acceder a reorganizar. su deuda de 44.000 millones de dólares vence en 2024 y, como corolario, esto hace que el presupuesto sea más estricto, en un país que ya alberga al 40% de los pobres.

Es horrible ver a los niños que sufren de hinchazón de estómago por el hambre en los hospitales. ¡Está en Argentina hoy! Ana Cristina Jaime, de 70 años, lanza enojada su contenido, “No hay fiesta, pero el corazón está a la izquierda”. “Cada 8-9 años, comienza de nuevo, nos venden al FMI”. […] La única opción que veo no es pagar, sino rastrear la capital que huye al exterior. ¡Que paguen esos! ”

READ  Jair Bolsonaro sigue sin considerar el encarcelamiento a pesar de las alarmantes cifras de Brasil

En el transcurso de la semana, una delegación argentina (gobierno y banco central) sostuvo reuniones en Washington con un equipo del Fondo Monetario Internacional. Antes de fin de año, el ejecutivo debe presentar al Parlamento un “programa económico plurianual” que respaldará el fondo.

Foto de Mariana Nedelko, Reuters

Al finalizar el sábado, pancartas, consignas y canciones de organizaciones de izquierda radical, estudiantes y sindicatos invadieron la Plaza de Mayo.

Resultado de la ronda de conversaciones: “Se necesitan más discusiones” antes de llegar a un acuerdo, anunció el viernes el Fondo Monetario Internacional en un comunicado de prensa.

El viernes por la noche, una multitud aún mayor se reunió en la Plaza de Mayo, esta vez conformada por sectores cercanos al gobierno peronista, para celebrar la música por el 38 aniversario.mi Aniversario del retorno de la democracia en Argentina después de la dictadura (1976-1983).

el monstruo negro

Junto al presidente Alberto Fernández, el ex presidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva (posible candidato presidencial en 2022) y el uruguayo José “Pepe” Mujica. Tema de la noche: Nostalgia, según Lula, “el mejor momento para la democracia” en América del Sur, cuando ejecutivos de centro-izquierda, socialistas o “bolivarianos” gobernaban desde Santiago hasta Caracas, en la década del 2000.mi un siglo.

Pero, de nuevo, no hay ningún misterio sobre la Casa Negra, el invitado vinculante en todos los discursos: el Fondo Monetario Internacional. Ovación destacó cuando Alberto Fernández lanzó que “las enmiendas de Argentina [structurels] pertenece a la historia ”y ese reembolso“ no vendrá a expensas de la salud, la educación pública, los salarios y las pensiones ”. Incluso si tiene el cuidado de decir:“ Asumiremos las obligaciones que otros han asumido ”, es decir, el préstamo tomada por su antecesor Mauricio Macri (2018).

Más fuerte aplauso, cuando denunció la siempre célebre Cristina Fernández de Kirchner, Jefa de Estado de 2007 a 2015 y actual Vicepresidenta del Fondo Monetario Internacional “que se hizo la vida tan larga en Argentina”. Fernández casi vio que “el FMI nos está ayudando a recuperar los miles de millones de dólares que no le faltan a la Argentina, no, pero [que des Argentins ont] ¡A los paraísos fiscales! Sea este un punto de negociación con el FMI. ”

El calendario ve estas negociaciones convergiendo con el recuerdo de la “gran crisis” de diciembre de 2001: la explosión social de Argentina y luego estancada entre la fuga de capitales y una crisis de liquidez, luego de años de planes de austeridad a instancias del gobierno. El FMI provocó disturbios, saqueos, violencia, casi 40 muertes y traumas duraderos.

“Recuerdo bien que en 2001, un supermercado fue saqueado en la esquina de mi calle, la gente estaba sin trabajo y yo tenía hambre”, dijo el sábado en una manifestación Juan Soto, un jardinero de mercado de 30 años. “La historia se repite, ya sabes. Si hay un acuerdo [avec le FMI]es que hay un ajuste. Pero, ¿quién se está adaptando? trabajadores pobres. ¿Los que han salido de una pandemia donde ya se habían perdido muchos puestos de trabajo? ”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *