Argentina pacta con el FMI sobre su deuda

(Buenos Aires) Argentina anunció el viernes un acuerdo de deuda «razonable» con el FMI, un salvavidas para la tercera economía más grande de América Latina, que enfrenta plazos de pago «impagos» de tres años, incluidos más de 19 mil millones de dólares para 2022.

Publicado a las 13:10

Eduardo DE MIGUEL
Agencia de medios de Francia

«Quiero hacerles saber que el gobierno argentino ha llegado a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional», dijo el presidente Alberto Fernández (centro izquierda) en un breve discurso.

“Tenemos deudas impagas que nos han dejado sin presente ni futuro, y ahora tenemos un entendimiento razonable que nos permitirá crecer y cumplir con nuestras obligaciones a través de nuestro crecimiento”, agregó. Argentina volvió a crecer en 2021 (+10,3% en 11 meses) tras tres años de recesión.

El gobierno mantiene un diálogo desde que llegó al poder a finales de 2019 con el FMI, aún intenso en las últimas semanas, para renegociar una deuda de 44.000 millones de dólares contraída en 2018 por el anterior gobierno (centro derecha) de Mauricio Macri.

Sin un acuerdo con la institución internacional en Washington, Argentina habría enfrentado reembolsos entre capital e intereses de más de $ 19 mil millones en 2022, la misma cantidad en 2023 y alrededor de $ 4 mil millones en 2024.

Todavía queda mucho por hacer en el acuerdo de «facilidades de pago extendidas»: los equipos técnicos de Argentina y el FMI tendrán que «seguir trabajando en los memorandos de entendimiento y esto llevará varias semanas», dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán. . En particular, “el programa de vencimiento futuro [qui] se definirá en futuros memorandos.

READ  En Argentina, el caso de la muerte de Maradona se convierte en una (mala) telenovela

Déficit público: reducción gradual

El propio FMI saludó el «acuerdo en principio», un «acuerdo de política clave», para, según su directora general Kristalina Georgieva, «un programa apoyado por el FMI para enfrentar los desafíos actuales, como la inflación y mucha inclusión y crecimiento sustentable para los argentinos”.

«El personal del FMI y las autoridades argentinas continuarán su trabajo en las próximas semanas», y el acuerdo final deberá ser presentado a su directorio para su aprobación, dijo la institución.

Un punto clave en el que han tropezado las negociaciones es la reducción del déficit público argentino, un vicio crónico del país. El acuerdo prevé una reducción gradual del 3% del PIB en 2021 al 2,5% en 2022, luego al 1,9% en 2023, luego al 0,9% en 2024.

Este objetivo permite una «política que no impida la recuperación económica» y una evolución del gasto público «sin ajuste estructural», dijo Guzmán. «Este es el mejor acuerdo al que podemos llegar», dijo el joven (39) ministro, premio Nobel Joseph Stiglitz.

En cuanto a la inflación, otro mal endémico, las dos partes acordaron «un marco de política monetaria, como parte de un enfoque múltiple», en palabras del FMI. Un tono «multicausal» al que Guzmán está muy apegado.

Acuerdo «Amanecer»

«Las negociaciones han sido realmente difíciles», dijo el hombre que estuvo al frente de las conversaciones. «Fue un trabajo político y técnico muy fuerte», agregó, en referencia a un acuerdo de «amanecer» el viernes.

A lo largo de las negociaciones, Argentina ha pedido «tiempo» para cumplir con sus pagos y que no sofoquen la recuperación.

Guzmán también descartó un cambio en el régimen de control de divisas de 2019.

READ  XV de Francia: movilización ante Argentina

Del lado argentino, la implementación aún tiene camino por recorrer: el acuerdo debe integrarse en un «programa de gobierno plurianual», que debe ser aprobado por el parlamento, donde la coalición oficialista es minoritaria, aunque sea la más grande. . group.the más importante.

Queda también la cuestión de la aceptación social en Argentina de los ajustes que serán parte de la reducción del gasto público. En particular, la «estrategia para la reducción gradual de los subsidios en el sector energético» se considera «esencial».

En las calles, el negocio fue recibido con un toque de escepticismo por los argentinos comunes endeudados. La reducción del déficit «no se logrará, como siempre se ha hecho», dijo el contador Juan Mazzetti, de 27 años. Pero «teníamos que sacarlo [cet accord] porque se complicó con la llegada de grandes pagos. Hace que las finanzas del país sean mucho más fáciles».

El anuncio llega el mismo día en que Argentina debía cumplir con su primer plazo de reembolso en 2022 de $ 700 millones, antes de $ 370 millones el martes. El ministro confirmó que el pago del viernes «se hace realidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.