Argentina | Manifestaciones de apoyo a Cristina Kirchner tras atentado

(Buenos Aires) Decenas de miles de argentinos se manifestaron este viernes en varias ciudades, indignados por el atentado del jueves contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, que desató una ola de condenas internacionales y llamados internos a la moderación política.

Actualizado el 2 de septiembre

Nina NEGRO
Agencia de medios de Francia

“¡Basta de odio! proclamaron pancartas celebradas en Buenos Aires, en la manifestación más multitudinaria de la capital en mucho tiempo. El día había sido declarado feriado por el presidente Alberto Fernández, quien calificó el ataque al exjefe de Estado (de 2007 a 2015) como «un hecho de enorme gravedad, el peor que ha ocurrido desde que nuestro país recuperó la democracia» en 1983. .

El jueves por la noche, después de las 9:00 p. m., un hombre que aparentemente actuaba solo apuntó con un arma al Sr.yo Kirchner, a solo unos metros de distancia, mientras se mezclaba con simpatizantes frente a su casa en Buenos Aires. Según las imágenes de televisión, el hombre pareció apretar el gatillo sin que se disparara ningún tiro.

  • Cristina Kirchner en el momento del atentado

    FOTO DE TELAM, FACILITADA POR AGENCE FRANCE-PRESSE

    Cristina Kirchner en el momento del atentado

1/2

«Cristina está viva, porque por una razón que aún no se ha confirmado técnicamente, el arma que contenía cinco balas no disparó, aunque disparó», dijo el presidente Fernández en un breve discurso después del incidente.

Según su abogado Gregorio Dalbon, Myo Kirchner «no estaba al tanto de la presencia de un arma en este momento».

Inmediatamente sometido y detenido, el hombre fue identificado como Fernando André Sabag Montiel, de 35 años, de nacionalidad brasileña, pero de madre argentina y padre chileno, según fuentes policiales citadas por la agencia oficial Télam. Viviendo en Argentina desde 1993, fue arrestado en 2021 por portar un cuchillo.

Se negó a responder a las preguntas del juez y del fiscal a cargo del caso, según fuentes judiciales citadas por medios locales. Previamente había sido sometido a exámenes psicológicos que determinaron que estaba «situado en el tiempo y el espacio» y por lo tanto justiciable.

«Que despierten los argentinos»

Un hombre, «Mario», que se presentó como un amigo de su adolescencia, lo describió en la estación de Telefe como un «mitómano», un «marginal» perdido desde la muerte de su madre, y cuya vida «muchas veces estuvo influenciada por el alcohol». . En su cuenta de Instagram, Fernando Sabag ha lucido varios cambios de look y muchos tatuajes, incluido un sol negro, comúnmente asociado con grupos nazis.

El atentado fue inmediatamente condenado por toda la clase política argentina.

El Papa Francisco, exarzobispo de Buenos Aires, entregó un mensaje de «solidaridad» y «cercanía», donde dijo rezar para que «siempre prevalezca la armonía social y el respeto a los valores democráticos».

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se declaró «conmocionado» por el intento de magnicidio que «condena». Estados Unidos «condenó enérgicamente», y el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, tuiteó que Washington «está con el gobierno y el pueblo de Argentina en el rechazo de la violencia y el odio».

En Buenos Aires, la Plaza de Mayo, escenario histórico de alegría y enfado de Argentina, era un viernes negro con una multitud abarrotada en varias avenidas que conducían a ella, al llamado del oficialismo Frente de Todos (centro izquierda) y de movimientos afiliados. .

«¡Si el guiso tiene a Cristina, ese quilombo se arma! (¡Si toco a Cristina, qué lío se arma!), la canción favorita, resonada entre tambores y petardos en las filas, ruidosas y festivas, de los simpatizantes de M.yo Kirchner, a sus 69 años, figura clave de la izquierda argentina.

En Santa Fe, Rosario, Córdoba, Tucumán y muchas otras ciudades, los medios locales informaron de marchas, convocadas por sectores oficialistas.

El «abuso verbal» se concretó

“Vengo sobre todo a apoyar la democracia y a Cristina, porque ella sabe que estamos ahí. Y a ver si los argentinos despiertan, se dan cuenta de que así no podemos ir”, dijo a la AFP en Buenos Aires Adriana Spina, una jubilada de 61 años.

Reverenciada por una periferia de la izquierda peronista, pero política divisoria odiada por una parte de la oposición, Cristina Kirchner, la presidenta del Senado, sigue siendo siete años después de su salida de la presidencia una actriz influyente en la política del país un año detrás de ella. . elecciones presidenciales para las que no dio a conocer sus intenciones.

Actualmente se encuentra en juicio por fraude y corrupción, un juicio virtual parcial, en el que no participa. El 22 de agosto se solicitó en su contra 12 años de prisión e inhabilitación perpetua por este caso de adjudicación de contratos públicos en su bastión de Santa Cruz (Sur) durante sus dos mandatos presidenciales.

Desde el juicio político, cada noche, cientos de simpatizantes se reúnen frente a la residencia del vicepresidente para cantar su apoyo.

Fue durante una de estas manifestaciones pacíficas que se produjo el atentado, que para muchos argentinos en las calles del sábado, aun acostumbrados a la fuerte polarización de su política, marca una pausa.

“Ya había un cierto nivel de violencia verbal y simbólica, pero ahora se ha materializado. Es un punto de inflexión”, dijo a la AFP Diego Reynoso, politólogo de la Universidad de San Andrés.

Cristina Kirchner, que no ha hablado desde el ataque, salió de su casa por la tarde, saludando a sus simpatizantes durante unos minutos antes de partir hacia un destino desconocido.

READ  Vietnam y Argentina fortalecen cooperación en comercio agrícola Economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.