Argentina | Los capibaras expulsados ​​de su hábitat natural invaden barrios ricos

(Buenos Aires) Los elegantes jardines y los cuidados parterres de flores del próspero distrito privado de Nordelta, ubicado en las afueras de Buenos Aires, son atacados por hordas de cabos que obligan a los roedores de América del Sur que han sido expulsados ​​de sus tierras por las inundaciones de bienes raíces. .


Nina Negrón
Agencia de medios de Francia

Su prevalencia está alimentando un acalorado debate en Argentina sobre la protección ambiental y la desigualdad en el país donde el 42% de la población es considerada pobre.

Una verdadera ciudad “cerrada” con sus casas individuales, todas equipadas con piscina, complejos deportivos, lugares de culto y sus escuelas, Nordelta se enorgullece de ofrecer “la tranquilidad de la naturaleza y el confort de la ciudad” a sus ricos residentes. La búsqueda de la seguridad y la homogeneidad social, con sus barrios fragmentados y guardias de seguridad privados.

Construida hace 20 años, Nordelta se ha erigido en las zonas pantanosas de la desembocadura del río Paraná, que desemboca en el río de la Plata al norte de Buenos Aires.

El complejo ahora cubre 1.600 hectáreas donde alguna vez corrieron pacíficamente familias de capibaras.También llamados capibaras (Hydrochoerus hydrochaeris), estos cerdos de agua son el roedor más grande del mundo que puede llegar a pesar hasta 80 kilogramos.

“vivir con ellos”

“El capibara siempre estuvo ahí. Vimos algunos de vez en cuando. Pero estaban hace tres o cuatro meses [les promoteurs immobilier] “Atacaron su último recurso provocando la estampida”, explica Birla Bagi, una vecina de Nordelta que aboga por la conservación de este mamífero herbívoro.

READ  Cuando el entrenador Alcel Faugues se adhiere al MMSA

La limpieza de la única tierra virgen que queda para construir una clínica privada ha desplazado a cientos de familias que han invadido barrios exclusivos.

“Tenemos que aprender a convivir con ellos, no son animales agresivos. Están indefensos, los encerramos, los despojamos de su hábitat, y ahora nos quejamos porque nos están invadiendo”, respira M.I Baji, quien pide la creación de “una reserva de 20 o 30 hectáreas para preservar la diversidad”.

“Nordelta era un humedal muy rico que nunca debió haber sido tocado. Pero ahora que el daño está hecho, los vecinos tienen que lograr un cierto nivel de convivencia con el capibara”, agrega el biólogo Sebastián de Martino, director de conservación de Reconstrucción Argentina. Fundación.

“Pero no es tan simple”, advierte, creyendo que establecer un santuario no sería suficiente para contener la expansión de la población, una hembra podría hacer camada para seis crías cada año.

Deben mantenerse alejados de los niños y las mascotas. Y tendremos que encontrar la manera de organizar a su población, quizás reubicándolos en otros lugares ”, explica el Sr. Di Martino.

fotografía de encanto

A la espera de su disolución, las cabañas se convirtieron en un atractivo fotográfico en Nordelta y un tema de conversación en Argentina.

Las redes sociales están llenas de selfies y MemesAlgunos aclamaron una nueva “guerra de clases” con los Capias que vienen a recuperar sus tierras usurpadas por la rica Nordelta.

Una imagen compuesta de una capias leyendo “El capital” de Karl Marx ha sido ampliamente compartida en torno al hashtag “#carpinchosvsChetos” (Capas contra la burguesía).

READ  ¿Por qué debemos prepararnos para la desobediencia? Mis ojos

Los residentes de Nordelta publican videos de accidentes de tránsito causados ​​por cabia que cruzan peligrosamente las carreteras, imágenes de botes de basura volcados o incluso un perro que parece haber sido mordido por un animal semiacuático.

El biólogo señala que la cría de capia no es un problema específico de Nordelta sino también “para muchas zonas del país, urbanas o no”.

Sebastián de Martino se refiere al “cambio y degradación de los ecosistemas” que “acabó con muchas especies que eran sus depredadores naturales”.

Cabias es un manjar favorito de jaguares, pumas, zorros, perros salvajes y gatos, pero sus habitantes están casi extintos en Argentina.

“Sin un depredador que regule su población y que también genere miedo”, señala, “el kabayi ya no se esconde y se pasa todo el día comiendo”.

Una reversión de esta especie, que estuvo amenazada hace 20 años debido a la caza intensiva.

“Sus pieles eran muy populares en la industria de las pieles … pero esa moda ya no existe”, dice Di Martino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *