Argentina celebra sus primeros mártires felices

Este sábado 2 de julio se lleva a cabo la beatificación de los primeros mártires argentinos felices. Monseñor Luis Antonio Scozzina, obispo de la diócesis de Nueva Orán, en el norte del país, donde dieron la vida los dos misioneros, repasa su testimonio que marcó el inicio de la evangelización de América.

Sebastián Sanson Ferrari – Vaticano

Una comunidad misionera, una experiencia misionera que involucra a sacerdotes, religiosos y laicos, con el mismo objetivo de anunciar el evangelio a los más desfavorecidos: este es el mensaje profético de los mártires de Zenta, que desde el sábado 2 de julio pueden ser venerados como contento.

Monseñor Antonio Scozzina, obispo de la diócesis de Nueva Orán en Argentina, recuerda a Radio Vatican-Vatican News que en el siglo XVII, parte del territorio que hoy limita con Bolivia estaba ocupado por pueblos indígenas. El contexto es entonces “Lo de la ampliación de las fronteras de la dominación española en la ocupación del territorio, estamos hablando de una situación de conflicto entre los pueblos indígenas, y que en ese momento estaban las fuerzas españolas acantonadas en Salta y Jujuy”.

Un largo camino hacia la beatificación

En 1683, don Pedro Ortiz de Zárate, párroco de San Salvador de Jujuy, y el párroco jesuita Antonio Solinas llevaron a cabo el proyecto de emprender un camino alternativo, que aún no existía, para cumplir una misión evangélica de paz. Esto explica «martirio» En rigor, explicó el obispo Scozzina, ya que se desplazaban sin protección, sin armas. Aunque iban acompañados de otro grupo de aborígenes, fueron asesinados en octubre de ese año, junto con los 18 laicos que, por no saberse sus nombres, no serán declarados felices oficialmente.

READ  Les Éditions Leaders organiza un seminario sobre los retos de la transición democrática en Túnez y Argentina

Los restos de don Pedro Ortiz de Zárate fueron sepultados en la iglesia parroquial de Jujuy, hoy catedral, y los del padre Antonio Solinas en la iglesia de los jesuitas de Salta. De inmediato se llevó a cabo un proceso de reconocimiento del martirio, pero como las medidas para prohibir el culto eran muy estrictas, los restos de don Pedro Ortiz de Zárate fueron escondidos justo en la catedral, y esto por algún tiempo. Ha habido algunos intentos de iniciar el proceso de beatificación, pero solo se han logrado avances significativos en las últimas décadas. “Gracias a la buena disposición del Santo Padre, porque sabía, estaba de visita aquí, conocía la realidad de los mártires”, subraya el obispo de Nueva Orán.

Un llamado a los cristianos latinoamericanos

Don Pedro Ortiz de Zárate y el Padre Antonio Solinas son mencionados como mártires «Zenta»lleva el nombre de un valle local donde los misioneros fueron a evangelizar.

Los dos sacerdotes, señala monseñor Scozzina, eran conscientes del riesgo que implicaba, dado que ya habían existido otros martirios en décadas anteriores. Pero su valentía y determinación los ayudaron a encontrar lo que ahora es la Iglesia de Nueva Orán, “Con su sangre y celebrando la Eucaristía antes de dar la vida”.

El lugar donde se construirá un santuario en honor al nuevo beato está ubicado en las afueras de Pichanal, en el noreste de la provincia de Salta. Será un santuario al aire libre debido a su naturaleza y clima agrestes, dijo el obispo Scozzina.

Esta beatificación, cree finalmente el obispo argentino, nos recuerda la vocación de los bautizados a la santidad, de ser discípulos misioneros en camino. Es también una invitación a renovar el compromiso de los cristianos con las comunidades indígenas, como pidió el Papa Francisco en la exhortación apostólica. Querida Amazona. Monseñor Scozzina recuerda, por ejemplo, que en su diócesis hay seis etnias diferentes, todas cristianas y casi todas católicas.

READ  Compró google.com.ar, la versión argentina de Google, por menos de 5, lo que provocó la indisponibilidad temporal del buscador en el país por varias horas.

Ceremonias en el lugar

La liturgia con el rito de beatificación se oficiará el sábado 2 de julio, a las 10:00 hora local, en el Parque de la Familia, en la ciudad de Orán, siendo presidida por el Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio para las Causas. de los Santos, en presencia de unos 25 obispos de Argentina y del Nuncio Apostólico, Mons. Miroslaw Adamczyk.

Al día siguiente, domingo 3 de julio, a las 10:00 horas, se realizará una liturgia de acción de gracias en el recinto del santuario, en una zona cercana al Valle de Zenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.