Ante un colapso de bonos, la capacidad de pagar la deuda reestructurada se ha vuelto cada vez más compleja

El presidente argentino Alberto Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán El presidente argentino Alberto Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán

Los bonos sufrieron otra recesión y volvieron a sus niveles más bajos desde que se renegoció la deuda el año pasado, lo que se tradujo en un aumento del riesgo país a 1.544 puntos básicos. Esta extrema debilidad de las acciones argentinas refuerza las dudas que ya existen entre los inversores. Hay una pregunta que se hace cada vez más y muchos no se atreven a responderla: ¿Cómo manejará Argentina los vencimientos futuros de la deuda si la tasa de refinanciamiento supera el 18% anual en dólares?

La reestructuración que terminó en septiembre del año pasado le dio al gobierno sólo un respiro temporal. La clave para obtener una aceptación de más del 99% fue que prácticamente no hubo reducción de capital, pero los cupones de interés se redujeron drásticamente y los programas se alargaron. En el nuevo patrón, después de una “pausa” entre 2021 y 2023, los pagos de deuda a bonos aumentan nuevamente en 2024 y se vuelven más intensos en 2025.

Para 2025, el perfil de vencimiento de la deuda del sector privado se reducirá a niveles de $ 6000 millones, con $ 2500 millones adicionales en intereses. Sin acceso al mercado, estos pagos son casi imposibles de manejar.

Por el momento, no hay muchas opciones. La clave es que Argentina recupere su capacidad de pago en dólares, ya sea a través de ingresos reales en moneda a través del comercio exterior, el turismo o la inversión. Otra posibilidad es tener un gran superávit presupuestario y utilizar esos recursos excedentes para pagar la deuda.

READ  "Vacaciones en México" - ¡todos quieren venir!

La otra opción, y una que utilizan la mayoría de los países, es obtener refinanciamiento colocando nueva deuda a tasas de interés bajas. Pero en este contexto, es una alternativa cada vez más esquiva. El discurso de Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa no ayudó. El presidente dejó en claro que no estaba interesado en ajustar las cuentas públicas, y también lanzó un posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Algo que, aunque en línea con las expectativas, siempre ha tenido un impacto negativo en los mercados.

El riesgo país ha alcanzado su máximo anual y los bonos han experimentado una fuerte caída a lo largo del día. Es cierto que fue un día duro en general para los mercados, pero la caída de las acciones argentinas fue mucho más importante que el resto. El bono 2030 fue el más afectado, perdió un 2,3% y ya cotiza a 35,7 dólares en los mercados internacionales, muy cerca del precio previo a la reestructuración. cuando Martín Guzmán La bolsa de valores cerró, esta acción cotizaba por encima de los 50 dólares y durante los meses se esperaba que llegara a los 55 dólares. Ocurrió lo contrario.

Pero existe un cierto fenómeno de que los bonos gubernamentales más cortos (de 2029 a 2030) alcanzan hoy más del 18%, mientras que los más largos están entre el 15% y el 16%. Es decir, la curva de rendimiento se vuelve a invertir, que es lo que ocurre cuando aumenta la realización de una nueva existencia hipotética. En el escenario hipotético, las acciones que más pérdidas son las acciones a corto plazo.

READ  "Hombres lobo de Argentina", una novela para devorar

En este contexto, las oportunidades para una recuperación sostenible de la deuda argentina, aprovechando la devastación de los precios, no parecen posibles en el corto o mediano plazo. Con una rentabilidad del 18% anual en dólares, el gobierno no solo está excluido del financiamiento de los mercados, y las empresas no están recibiendo dinero nuevo, lo que limita severamente la posibilidad de obtener nuevas inversiones.

La deuda del 18% de Argentina se encuentra entre las más afectadas del mundo. Con la excepción de Venezuela, que está en mora, incluso los países más riesgosos están pagando tasas más bajas sobre su deuda para 2030 y casi nadie tiene un costo de dos dígitos. Solo recompensas Ecuador, Que se renegoció el año pasado y ascendió al 15,3%, mientras que Sri Lanka Es superior al 16%. Entonces países como Angola, GhanaUcrania, Con rendimientos entre el 6% y el 8%. Esto indica un deterioro de la deuda en Argentina y es imposible ignorar lo obvio: los inversionistas continúan dando la espalda a los activos argentinos y nada parece alterar severamente esta percepción negativa.

Sigue leyendo

Récord de deuda del Banco Central: Compromisos pagados hasta por 3 billones de pesos Guzmán defendió el discurso del presidente, pero evitó la polémica del FMI mientras se preparaba para un viaje a Washington

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *