Ante la tentación de gastar, está el estadista y político …

En cada actor hay, en diversos grados, un estadista y un político. Uno basado en el crecimiento productivo basado en inversiones; El otro se está conteniendo un poco, demasiado tarde, con su generosidad.

El representante electo quisiera llegar al final de su autoridad expansionista de hacer gastos. ¿No soñó Trump con comprar Groenlandia? Un ministro de la región de Bruselas que se ha centrado en las tierras cultivables en Brabante … ¿Cómo afrontará las limitaciones presupuestarias cuando la imprenta deje de funcionar? De hecho, tiene, en diversos grados, dos personas: un estadista y un político.

Alan Sense.
© Jeff Boss

El Estadistas Anticipe los efectos a largo plazo de sus elecciones en el bien público. Califican la teoría de Ricardo que así lo dice “El déficit es un impuesto diferido” Según el tipo de gasto financiado con deuda.

Incrementar las inversiones rentables, de hecho, crecimiento De ahí la recaudación fiscal resultante. Si solicita un préstamo para pagar las tarifas de distribución o los intereses actuales, tendrá que aumentar la tasa o introducir nuevos impuestos, lo que ralentiza el crecimiento.

Los estadistas admiten ‘Déficit en el gasto’, Recomendado por Keynes, siempre que la falta de demanda privada conduzca a una recesión. Están aprovechando a sus ciudadanos de los dañosos remedios de austeridad a los que han conducido los excesos de extravagancia del pasado. Para soportar la deuda pública adicional que la epidemia está obligando a aumentar legítimamente, Dependen de un crecimiento basado en la inversión productiva, la investigación y la educación..

Gasta mucho mas

en cambio Políticos efímeros, simpatizantes y ansiosos por ser reelegidos. Les encanta establecer y construir organizaciones donde mejor les convenga. Prefieren el sector público y sin fines de lucro, olvidando que los funcionarios y sus salarios netos se financian con deducciones de las actividades del mercado y de sus empleados.

Se esfuerzan por brindar beneficios claros e inmediatos (Ayudas, subvenciones y subvenciones, reducción de jornada …), invisibilizando y anonimizando los costes (retenciones, retenciones, impuesto sobre el valor añadido, etc.) y sobre todo posteriormente mediante dejar este.


Los políticos reaccionan ayer a los efectos de los errores de ayer, empeorando las cosas mañana.

Los políticos dicen ser Keynes Gasta mucho y más ; Incluso en tiempos de alta economía, frenan su extravagancia un poco demasiado tarde. Se demoran en reaccionar ante los efectos de sus errores de ayer antes de ayer, lo que solo empeora las cosas mañana.

Debido a la inflación y la pérdida de competitividad, por temor a levantamientos anti-tributarios por parte de sus electores, gravan a más del 5% de los contribuyentes más ricos, que invierten menos, o en otra parte, y se enajenan. Están instando al banco central a financiar sus déficits Creando una moneda y luego solicitando cancelar la deuda. A esto le siguen la inflación, los reveses electorales y las soluciones de austeridad deflacionarias.

El costo del capital riesgo

Ahora estamos operando en un entorno de tipos de interés bajos. Turgot, el ministro de Luis XVI que lo despidió en 1776 por oponerse a la extravagancia real, dijo que cuanto más baja es la tasa de interés, más próspero es el país. Pero Hay tantas tasas de interés o rendimientos como activos diferentes. Según los grados de riesgo y falta de liquidez.

Su promedio ponderado será el “tipo de interés” de Turgut. Su componente más crucial para influir en la inversión y el crecimiento es El costo del capital riesgo. Esto es lo que debe cubrir la empresa para que la rentabilidad de sus inversiones cumpla con la rentabilidad neta que demanda el proveedor de capital, el accionista.

A la tasa libre de riesgo para los papeles gubernamentales a corto plazo, antes de impuestos e inflación (+/- 0.5% anual de 1970 a 2020), inflación e impuestos sobre las ganancias, luego sobre los dividendos, incluso las ganancias de capital y, finalmente, el riesgo, la volatilidad. y primas por iliquidez, Lo que nos lleva a más del 10%.. La función última de todas las instituciones y mercados financieros es derribarlos.

Cuando Argentina era próspera

¿Qué concluimos de todo esto? Hace 100 años, Argentina era mucho más rica que Suiza La renta per cápita es ahora tres veces su renta.


Suiza, a diferencia de Argentina, es una sociedad basada en la confianza y la responsabilidad, una democracia descentralizada y participativa desde abajo.

Innumerables presidentes radicales de izquierda o de derecha nacionalista se han alternado con dictaduras militares y continúan haciéndolo. Décadas de inestabilidad política y financiera: Favoritismo burocrático, corrupción, fraude, injerencia económica, nacionalización, proteccionismo, sobrecreación de efectivo por parte del banco central … con la llegada de periodos de hiperinflación, devaluaciones, quiebras, renegociación del cese de las deudas en dólares.

por un año El aumento de precio es de hasta un 40%.Además de devaluar la moneda frente al dólar.

Suiza, por el contrario, Una sociedad de confianza y responsabilidad, democracia descentralizada Y participativo desde abajo. No había ningún “gran jefe” conocido en absoluto. Incluso había un pequeño equipo de asesores federales, de varios partidos, que administraban estrictamente las finanzas con un banco central independiente. El costo de capital no se puede cobrar tan bajo como es, pero debe ganarse.

Alan Sense
Ex presidente de la junta directiva de DeGrove Bank
Profesor extraordinario emérito UCLouvain

READ  Airbus A321neo Line en Francia, gran solicitud de Alstom, Voltalia se compromete ... Siete buenas noticias para comenzar la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *