América Latina: Rotación electoral y cambios diplomáticos

Colombia, Honduras y probablemente Brasil pronto cambiaron de derecha a izquierda en 2022. Estos dos o quizás tres países fueron precedidos hace unos meses por Argentina, Bolivia, Chile, México y Perú. Algunos eventualmente agregarán a esta lista, Panamá y la República Dominicana. Otros, de derechos de anclaje permanente, son casi indéboulonnables, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Esta «masa», pero todavía es necesario justificar la importancia de su existencia, ¿tiene la posibilidad o incluso la intención de formarse de esta manera? ¿Convertir así el liderazgo diplomático conservador heredado, donde por supuesto hay elecciones transparentes, en oro de la liberación? ¿Auguran estas victorias iniciativas decisivas con el orden hegemónico estadounidense y global?

En vísperas de la rotación progresiva de hoy, las autoridades conservadoras que habían estado en el poder hasta entonces ejercieron una diplomacia complaciente con respecto al sistema internacional. Rápidamente abandonaron, una vez en el cargo, las iniciativas internacionales positivas de equipos anteriores, nacionalistas e ideas avanzadas. Algunos organismos intergubernamentales latinoamericanos como CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) se han visto debilitados por la salida de Brasil en 2019. Otros han sido casi aniquilados, como ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas), inventada por el venezolano Hugo Chávez, y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), se les ocurrió la idea de Brasil Lula y la Venezuela “bolivariana”.

Otras instituciones colectivas, basadas en los valores del libre comercio, se hicieron cargo de la Alianza del Pacífico y PROSUR, creadas respectivamente en 2011 y 2019. En 2017 se constituyó el Grupo de Lima para derrocar al gobierno venezolano de Nicolás Maduro. Mientras tanto, se han fortalecido las relaciones con Estados Unidos, Europa y sus socios asiáticos. Varios países se han unido a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. México confirmó en 2018 su apuesta por el gran mercado norteamericano, ahora denominado T-MEC. Y en el campo de la diplomacia, ellos, en la fila venezolana, al igual que los europeos, siguieron los deseos de Estados Unidos. El gobierno de Nicolás Maduro, que ejercía poder efectivo en Caracas, fue expulsado de la Organización de Estados Americanos. Juan Guaidó, el autoproclamado presidente, y personaje representativo de algunos de los opositores, fue designado para reemplazarlo. Colombia, miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la Alianza del Pacífico y el Grupo de Lima, la base de retaguardia de una hipotética contrafuerza venezolana, había trabajado para aumentar la alianza «pro-occidental» comprometiéndose en 2011 en una asociación con OTAN.

READ  Cuentas de Eid

Después de estas nuevas rotaciones, ¿cuáles podrían ser las consecuencias diplomáticas para América Latina? ¿Los cambios ideológicos al frente del Estado van necesariamente acompañados de una reorientación diplomática? Anteayer, en los años 2000/2016, los gobiernos de izquierda implementaron políticas que aliviaron la dependencia de Estados Unidos y sus aliados. Ayer, la derecha en el poder, por el contrario, suspendió esta política de acercamiento a los «occidentales». Por lo tanto, podemos esperar una especie de regreso al punto de partida, a la diplomacia independiente y positiva de los años 2000/2016.

La hipótesis es consistente con algunas referencias de Argentina a Alberto Fernández, Colombia a Gustavo Petro, o México de AMLO (Andrés Manuel López Obrador). El argentino se negó a castigar a Rusia tras la invasión de Ucrania. Colombia restableció sus relaciones con Venezuela. México se negó a participar en la Cumbre de las Américas, presidida por Joe Biden en Los Ángeles, porque Cuba no fue invitada. Varias otras situaciones o situaciones dan sentido a esta hipótesis. Sin embargo, no es del todo convincente.

¿Defender los intereses latinoamericanos implica necesariamente turnos diplomáticos después de cada turno? Esta ruptura, presentada como inevitable, debilita el alcance de las políticas exteriores. De hecho, fuerza el abandono de lo existente en favor de algo más para reinventar, al día siguiente de cada cambio electoral. Las OIG, deslegitimadas de una consulta a otra, no pueden estar en condiciones de facilitar la convergencia colectiva. Sin embargo, además de las diferencias sociales, legales y societarias, en la política exterior existen puntos en común potenciales. China, por ejemplo, es reconocida por todos como un elemento de equilibrio económico, comercial y tecnológico. Ella siguió siendo la pareja principal o segunda de todos. A pesar de la presión ejercida por Washington durante todo este período. En cuanto al orden mundial, ningún gobierno en América Latina impone sanciones a Rusia, país que sin embargo invadió a su vecino ucraniano. Recientemente, cuatro presidentes latinoamericanos, tres “progresistas” y tres “conservadores”, partidos políticos peruanos, actores de una inestabilidad crónica, paralizando toda acción de gobierno, han llamado a la razón institucional.

READ  ¿A quién tendrás la oportunidad de conocer en MTL connect?

Este inventario fue realizado apenas asumió el cargo por el nuevo presidente chileno de «izquierda», Gabriel Borek Fonte, y su canciller. Exigieron que prioricemos lo que nos une si queremos defender nuestro derecho a expresar nuestra opinión en el escenario internacional. Así, Chile y México decidieron mantener la Alianza del Pacífico a pesar de sus orígenes «neoliberales». Chile, Colombia y Ecuador asistieron a la Cumbre de la CAN en Lima (Comunidad Andina de Naciones) con el fin de revitalizarla. Colombia ha propuesto realizar una conferencia internacional destinada a crear un fondo para la preservación de la Amazonía y una conferencia latinoamericana para evaluar las consecuencias de las políticas fallidas contra el narcotráfico. El presidente AMLO señaló que México no podía darse el lujo de una crisis con Estados Unidos. Es y seguirá siendo un miembro leal de T-MEC. Que las oraciones de Dios y la paz sean con él, “para estar cerca de Dios, y no lejos de los Estados Unidos”.[1]. Por otro lado, si México prefiere integrarse a Norteamérica en la economía, mantiene su libre albedrío en la diplomacia. defenderá morder Soberanía nacional, no injerencia y pluralismo. AMLO saluda en casa las conversaciones entre las partes venezolanas, a fin de facilitar un compromiso. Envió un avión militar para infiltrar al presidente boliviano, Evo Morales, cuya vida corría peligro. Reforzó su cooperación con los gobiernos centroamericanos, independientemente de su ideología, para ayudarlos a resolver sus problemas migratorios.

Las limitaciones de cada uno de ellos también juegan en esta dirección. Argentina, cualesquiera que sean las responsabilidades de cada parte, es cautiva de su deuda externa. Alberto Fernández, un juez de centroizquierda, que actualmente ocupa la Casa Rosada, está llamando a la puerta de Vladimir Putin y Xi Jinping. Acabó, tras un posterior viaje europeo, en el portal del FMI. Gustavo Petro admitió con franqueza que Colombia no tenía voz en el conflicto entre Rusia y Ucrania. Y sufre consecuencias económicas y financieras, sin tener ninguna perspectiva de contribuir en nada a su solución. Agregó que nuestros problemas y ese punto de vista es también el punto de vista de los argentinos, bolivianos o ecuatorianos, es mantener nuestros alimentos básicos. México, como hemos visto, está cautivado por su geografía. Se ha impuesto y sigue obligándolo a aceptar la integración de su economía en un espacio regional orientado al norte.

READ  Ingresos del mercado de ácido fólico, demanda creciente, fabricante clave, última tecnología, pronóstico para 2028

Quizás los próximos meses traigan algunas nuevas respuestas para perpetuar la cuadratura del círculo diplomático latinoamericano, que en su momento Simón Bolívar lamentó: «Por fin, aré el mar».


[1]Andrés Manuel López Obrador, En la Metta del Camino, México, Planeta, 2021, pág.116

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.