Afganistán | Los combates en Panjshir retrasan la declaración de los talibanes

(Kabul) Los talibanes retrasaron nuevamente el anuncio de su gobierno el sábado, cuya composición puede marcar la pauta en los próximos años en Afganistán, ya que el nuevo régimen aún enfrenta un enclave de resistencia armada en el valle de Panjshir.


David Fox con el Registro de la Marina en Islamabad
Agencia de medios de Francia

Casi tres semanas después de que el movimiento islamista regresara al poder, el humo blanco sigue esperando en Kabul, mientras la población permanece alerta, al igual que la comunidad internacional.

Dos fuentes talibanes advirtieron a la AFP que el sábado no se haría ningún anuncio sobre el futuro gobierno.

La situación en Panjshir, uno de los últimos focos de oposición armada al nuevo régimen, puede explicar el retraso en la introducción del nuevo ejecutivo, que inicialmente se esperaba que fuera revelado el viernes.

Un antiguo bastión anti-talibán, este valle, sin salida al mar y de difícil acceso, a unos 80 kilómetros al norte de la capital, ha sido escenario desde el lunes cuando las últimas tropas estadounidenses abandonaron el país para luchar entre las fuerzas talibanes y la Resistencia Nacional. Delantero (FNR).

En Kabul, el viernes por la noche, estallaron tormentas en celebración de la victoria de los talibanes en Panjshir, que los rumores, en particular en las redes sociales, decían que tenían. Pero los talibanes no han hecho ningún anuncio oficial, y un residente de Panjshir dijo a la AFP por teléfono que estas declaraciones eran falsas.

READ  La muerte de un afroamericano en 2019 | Las fotos contrastan con la cuenta de la Policía de Luisiana.

La resistencia continúa

Según los servicios de emergencia de la capital, dos personas murieron y otras 20 resultaron heridas en el tiroteo, lo que llevó al portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, a instar a sus seguidores en Twitter a dejar de “disparar al aire” y “gracias. En lugar de Dios”.

Un refugiado en el valle de Panjshir, el ex vicepresidente Amr Allah Saleh, habló de una “situación muy difícil” en un mensaje de video transmitido el viernes por la noche, destacando que “la resistencia continúa”.[ait] y sigue adelante[rait] ».

Según Ahmed Masoud, quien lidera la resistencia en el valle, los talibanes propusieron asignar dos escaños al Frente Nacional de Resistencia en el gobierno que quieren formar.

Y esto, “mientras pedíamos un mejor futuro para Afganistán. Ni siquiera pensamos en su ‘oferta'”, agregó el hijo del comandante Ahmed Shah Massoud, asesinado por al-Qaeda en 2001, creyendo que el Los talibanes habían “elegido el camino de la guerra”.

Desde su regreso al poder después de un ataque militar relámpago que sorprendió al gobierno y a la comunidad internacional, los talibanes han tratado de mostrar un rostro moderado y han intensificado sus gestos de apertura.

En particular, han prometido formar un gobierno “inclusivo” y han establecido contactos en las últimas semanas con figuras afganas que se les oponen.

Pero nada se ha filtrado a estas alturas sobre sus verdaderas intenciones ni sobre el lugar que pretenden dar a los representantes de la oposición o minorías. Por tanto, la composición del poder ejecutivo será una prueba de su verdadero deseo de cambio.

Varios países reiteraron el viernes que el nuevo régimen será juzgado por sus acciones.

READ  COVID-19 | El Dr. Anthony Fauci dice que Estados Unidos va en la dirección equivocada

“Realmente completo”

El secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, que estará en Qatar de lunes a miércoles, expresó su esperanza de que el gobierno formado por los talibanes sea “realmente inclusivo”, con “no talibanes” que representen diferentes comunidades y diferentes intereses. en Afganistán “.

El jefe de inteligencia militar de Pakistán, Fayez Hamid, fue visto en Kabul el sábado, donde es probable que hable con altos funcionarios talibanes con quienes Islamabad tiene estrechos vínculos.

Muy retrasados ​​en el tema de los derechos de las mujeres – la comunidad internacional considerando la brutalidad a la que fueron sometidas durante el primer régimen talibán (1996-2001) – los nuevos amos del país aseguraron que estos derechos serían respetados.

Pero al mismo tiempo insinuaron que puede que no haya mujeres ministras y que su presencia recae en los rangos inferiores. Se planteó una opinión en contra de muchos activistas que se manifestaron el jueves en Herat.

Y en Kabul el sábado, decenas de mujeres bombardearon la acera por segundo día consecutivo.

Según las imágenes publicadas en las redes sociales, los combatientes talibanes estaban allí y estaban tratando de interrumpir la marcha y evitar que las personas en el lugar filmen la escena con sus teléfonos móviles.

Más allá de las cuestiones de seguridad, ya sean relacionadas con el valle de Panjshir o la amenaza de la rama local del Estado Islámico, la urgencia del nuevo régimen será sobre todo económica.

Después de más de cuatro décadas de conflicto, la economía afgana está hecha jirones, privada de la ayuda internacional de la que depende en gran medida y que ha estado en gran parte congelada.

READ  Colapso de edificio en Florida: la búsqueda continúa

Naciones Unidas advirtió el viernes que “Afganistán enfrenta una inminente catástrofe humanitaria”, durante una reunión de los estados miembros en Ginebra el 13 de septiembre para aumentar la ayuda humanitaria al país.

A la vanguardia de las negociaciones internacionales con los talibanes, Qatar, por su parte, indicó que espera abrir “corredores humanitarios” en los aeropuertos afganos en un plazo de 48 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *