Acusado el hombre que atacó a Cristina Kirchner

El pistolero que agredió hace dos semanas a la vicepresidenta argentina Cristina Kirchner y su joven acompañante fueron acusados ​​formalmente el jueves de tentativa de «homicidio calificado» con alevosía y en prisión preventiva, según un fallo del juez de instrucción.

• Lea también: Argentina: atentado fallido con arma de fuego contra Cristina Kirchner

Fernando Sabag Montiel, de 35 años, fue detenido y arrestado en el lugar cuando fracasó el tiroteo, y su novia Brenda Uliarte, de 23 años, fue arrestada tres días después.

AFP

La jueza María Capuchetti deberá pronunciarse más adelante sobre la suerte de dos conocidos de la pareja, Agustina Díaz, de 21 años, y Nicolás Gabriel Carrizo, de 27, quienes fueron detenidos esta semana.

La señora Kirchner, ex jefa de Estado (2007-2015) y testaferro de la izquierda peronista, todavía influyente aunque altamente divisiva en la política argentina, fue víctima de un intento de ataque el 1 de septiembre cuando se mezclaba con simpatizantes que venían a su casa Yo la apoyo.

Fernando Sabag Montiel, entre la multitud, había apuntado con un arma a un metro de la cabeza de la señora Kirchner, pero por razones que aún se desconocen, el disparo no se produjo. El arma, una pistola semiautomática Bersa calibre 7,65, todavía funcionaba y el cargador contenía balas, pero al parecer ninguna había entrado en la recámara.

La investigación, basada en gran parte en el análisis del contenido de los teléfonos de los sospechosos y de su entorno, había establecido una «planificación y acuerdo previo» entre los dos principales sospechosos, de situación precaria y sin empleo oficial reciente.

READ  la estrella de Terminator y Peacemaker que confirmó su llegada

Sus motivaciones aún no han sido claramente establecidas, y aún en esta etapa no se ha mostrado una marcada politización respecto de ellas, si bien ciertos intercambios de mensajes mostraron una clara hostilidad de parte de Brenda Uliarte hacia la señora Kirchner.

El ataque al vicepresidente desató al día siguiente manifestaciones que congregaron a decenas de miles de personas en varias ciudades argentinas y una ola de repudio internacional.

El jueves habló públicamente por primera vez desde el ataque, diciendo que su emoción estaba «viva, gracias a Dios ya la Virgen», y citó el apoyo del Papa Francisco, quien la llamó horas después del ataque.

«Siento que estoy viva, gracias a Dios ya la Virgen, de verdad», declaró con la voz entrecortada, en el Senado -del que es presidenta- donde recibió a un grupo de sacerdotes y monjas que trabajan en barrios pobres. o «villas miserias», barrios marginales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.