Acuerdos del Mercosur vistos en América Latina: 3 testimonios de Paraguay, (…)

Publicado el 28.01.2021

Fortalecimiento de la agroindustria orientada a la exportación, amenazas a la agricultura familiar, falta de debate público … Tres de las organizaciones socias que apoyamos en Paraguay, Brasil y Argentina advierten sobre los riesgos sociales y ambientales de los tratados de libre comercio previstos entre la Unión Europea y Mercosur


© CCFD-Terre Solidaire

“Los agrocombustibles capturarán los cultivos de maíz, alimento básico de los pueblos indígenas”


En Paraguay, Guillermo Ortega es coordinador de capacitación en el Centro de Estudios Sociales Rurales de la Base Investigaciones sociales (Base-IS).

“Cada vez más comunidades indígenas se ven afectadas por los avances de la agroindustria. La situación es particularmente tensa en los departamentos fronterizos de Brasil y Argentina. Es una expansión salvaje y muy violenta, sin las más mínimas precauciones y restricciones.

Tenemos todas las razones para temer que la situación empeore.

El acuerdo empujará a los grandes productores a buscar nuevas tierras, especialmente en lugares [1] donde las organizaciones campesinas luchan por acceder a la tierra.

Los grandes terratenientes tienen un método implacable para ahuyentar a las familias campesinas.

Comienza con la presión: fumigación de pesticidas, muerte de mascotas, campos destruidos; luego viene una oferta para alquilar la tierra (con pequeñas rentas pagadas solo después de la cosecha), o incluso comprar a precios bajos; luego viene la persecución de quienes aún resisten, mediante medidas fiscales fraudulentas o agresiones físicas, hasta el punto de asesinar.

Las leyes que protegen a las comunidades indígenas, las más vulnerables, son violadas por la agroindustria, que compra jueces, policías, autoridades fiscales.

Otro impacto previsible del acuerdo: una fuerte subida de los precios del maíz, alimento básico de las comunidades rurales.

Los cultivos serán absorbidos por la industria de los agrocombustibles, secando el mercado de alimentos [2].

La voz de Paraguay, un país pequeño, es menor en el Mercosur.

Los productores locales de soja son, para la ocasión, opositores al acuerdo, en particular porque prohibiría la reutilización de semillas comerciales de un año para otro para proteger las ganancias de las grandes empresas de semillas.

Los agricultores familiares también se ven perjudicados, ya que el acuerdo beneficiará primero a los exportadores. El sector cárnico está controlado por casi el 70% de las empresas brasileñas, que tienen el monopolio de los equipos de refrigeración.

Las comunidades campesinas se sienten muy pobres y tienen muy poca información sobre el acuerdo, cuyo desarrollo les ha sido completamente oculto. No hay debate sobre este tema en el país. “

“¡La agroindustria, ya en total irresponsabilidad, seguirá ganando terreno! “


En Argentina, Juan Carlos Figueredo apoya a los pueblos indígenas en la protección de sus derechos dentro de la organización argentina Instituto de cultura popular (Incupo, Argentina).

“Vivo en el Chaco, en el norte de Argentina, en medio de bosques y cerros.

Pero también fumigaciones de plaguicidas, aguas y suelos contaminados, pacientes con contaminación, niños malformados …

Es la gran plaga de la agroindustria, que explota la tierra como mineral en todo el Mercosur.

La Argentina ya es uno de los mayores consumidores de plaguicidas, locura sanitaria y ambiental, total irresponsabilidad.

Y el acuerdo, que apunta a incrementar las exportaciones de cereales, carne o etanol de caña de azúcar a Europa, ampliará la frontera agrícola y aumentará la contaminación química y sanitaria.

Las primeras víctimas son las familias de los agricultores, que emiten poco CO2, que proporciona la mayor parte de los alimentos saludables del país.

La industria del automóvil, que ya está en crisis, espera un colapso y la pérdida de unos 200.000 puestos de trabajo adicionales si el acuerdo entra en vigor.

Las primeras víctimas son las familias de los agricultores.

El gobierno, a su vez, ve solo las monedas esperadas de las exportaciones agrícolas. ¡Regreso al colonialismo!

Además, gran parte de las ganancias se librará del país, monopolizado por centros con capital concentrado.

La población está totalmente desinformada, porque el desarrollo del acuerdo se llevó a cabo en el más perfecto secreto.

Ni siquiera tenemos la versión final, mientras que Argentina también firmó el acuerdo de Escazú [3] que fortalece los derechos del medio ambiente y su protección.

Incupo es una de las únicas organizaciones que intenta promover un debate público.

Hacemos campaña con organizaciones indígenas, agricultura familiar, solidaridad internacional

Pero la gente tiene la cabeza en otra parte, con la crisis económica y la pandemia del covid-19.

Por tanto, la solidaridad internacional es más necesaria que nunca, también porque el impacto sobre los bosques, el clima o la calidad de los alimentos no se trata solo del Mercosur. “

“La agricultura familiar se verá amenazada por la competencia de las empresas europeas”



En Brasil, Maureen Santos es la coordinadora del grupo de apoyo nacional de la Federación de Organizaciones de Educación y Asistencia Social (Fases).

“Nos preocupa mucho que las empresas europeas compitan con la agricultura familiar, que alimenta al país.

El acuerdo fomentará el aumento de la producción agrícola para la exportación: soja, etanol de caña de azúcar, carne de vacuno. Estos cultivos destruyen la agricultura familiar, la deforestación y el uso excesivo de pesticidas, de los cuales Brasil es uno de los mayores consumidores del mundo, incluidos los productos prohibidos en la Unión Europea.

El acuerdo amplificaría la degradación social y ambiental que ya ha aumentado desde que Bolsonaro llegó al poder.

El acuerdo amplificaría la degradación social y ambiental que ya ha aumentado desde que Bolsonaro llegó al poder.

En general, el acuerdo tendría un impacto negativo en muchas áreas, afectando la soberanía alimentaria, los derechos humanos (comunidades indígenas y campesinas, mujeres, etc.), las emisiones de CO2 …

En esencia, no tiene reclamos de equidad ambiental o social. Lo percibimos de forma muy negativa.

Este es también el caso del sector industrial, que teme una afluencia de productos manufacturados.

Por otro lado, el fuerte sector agroindustrial apoya claramente el acuerdo.

En la opinión pública, el debate sigue siendo esporádico, revivido en particular con la publicación de cifras sobre el avance de la deforestación. Pero, lamentablemente, las promesas de derivaciones económicas generan una apreciación positiva general en general.

A su vez, Phase está muy movilizado. Produce argumentos y participa activamente en el Frente Amplio contra el acuerdo UE-Mercos [4], quien se alió con varios parlamentarios y ambientalistas de izquierda. “

Entrevista de Patrick Piro

[2] En el departamento de San Pedro, 135.000 hectáreas de maíz, además de transgénicos, ya están dedicadas a agrocombustibles.

[3] El Acuerdo de Escazú es el único instrumento regional jurídicamente vinculante (América Latina y el Caribe) para el acceso a la información, la participación pública y el acceso a la justicia en materia ambiental. Esta es una continuación de la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente (Río + 20)

[4] Mercosur en español


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *