Acción. Los repartidores se levantan contra la explotación

Escrito por Tarua Z وني ñiga Silva

El 22 de febrero de 2019 a las 6 p.m., un automóvil chocó con una bicicleta de Cervio Hernández. Hernández, un inmigrante venezolano en Chile, fue golpeado mientras era extraditado a PedidosYa, subsidiaria de la multinacional alemana Delivery Hero. Cuando Servio Hernández llegó al hospital, lo primero que hizo fue pedir al personal médico que informara a su supervisor del accidente. El supervisor le dijo al médico: “No hay nada que podamos hacer por él”. El supervisor apagó su teléfono. Hernández ha bloqueado el acceso a la aplicación PedidosYa.

Servio Hernández es uno de los millones de trabajadores en todo el mundo, desde Chile hasta Corea del Sur, que luchan por llevar alimentos y otros bienes a los hogares de las personas. Si bien las condiciones laborales para estos repartidores eran malas antes del brote, han empeorado durante la pandemia actual. Un estudio realizado por Friedrich-Ebert-Stiftung, una fundación alemana sin fines de lucro [liée au SPD], AutorizadoDisturbios laborales mundiales en las plataformasMuestra un aumento en las protestas de trabajadores como Hernández en todo el mundo. “[L]El estudio indicó que los movimientos de protesta afectaron a todos los sectores en todos los países. “La epidemia ha estimulado la respuesta y ha creado la base para que los trabajadores se expresen en contra de las quejas estructurales subyacentes a su trabajo dependiente de la plataforma”.

En América Latina, las empresas, incluida Delivery Hero, experimentaron un aumento del 400% en las ventas de alimentos para el hogar entre 2014 y 2019, según un informe de la firma de investigación de mercado Euromonitor International. Las ganancias de estas empresas se han disparado, pero las condiciones para los trabajadores de reparto se han derrumbado. Servio Hernández es uno de esos trabajadores y él, como otros en América Latina, aboga por más derechos y sindicatos.

Iniciar y cerrar sesión

Cuando un supervisor bloqueó el acceso de Servio Hernández a la aplicación PedidosYa, se le prohibió trabajar. Ya no puede recibir pedidos de entrega ni retirar pedidos. Me dijo que realmente había “desaparecido como trabajador”. Cuando trabaja por cuenta propia [car son statut est celui d’auto-entrepreneur] No está conectado a la aplicación del complemento, lo que le proporciona un flujo constante de trabajo e ingresos, lo que significa que ya no puede ganar dinero en la plataforma. Si el trabajador es víctima de un accidente de camino a casa después de presentar su última orden del día, la empresa no lo considera un accidente de trabajo porque el trabajador ha salido de la aplicación. Si el trabajador tiene que detenerse para ir al baño en el camino al parto o si tiene que hacer una pausa para cuidar a un familiar, puede pedirle a su supervisor que lo despida de la aplicación por este período. El trabajador debe iniciar sesión nuevamente en la aplicación para demostrar que ha regresado al trabajo. Los moderadores pueden bloquear a un trabajador como lo deseen, lo que equivale a un despido. Incluso pueden borrar todo el historial de un trabajador del sistema, borrando así su existencia como trabajador. Eso es exactamente lo que hicieron con Hernández el día del accidente, en 2019.

READ  Así salió a la luz López Obrador en medio de la infección por COVID-19: "Estoy bien, he estado pendiente de los asuntos públicos"

Luego de diez horas en el hospital, Servio Hernández regresó a su casa a las 5 am del 23 de febrero de 2019. No pudo levantarse de la cama durante dos meses debido a la naturaleza de sus lesiones. La empresa no se ha puesto en contacto con él. No recibió ningún beneficio. En abril de 2019, le preguntó a la empresa si podía volver a trabajar. El supervisor actual ha vuelto a registrar a Hernández en el sistema. Cuando un operador está integrado en el sistema, debe comprar y usar los productos de la marca de la empresa, como un uniforme y una bolsa de entrega adjunta a su bicicleta o motocicleta personal. En lo que se suponía que era un gesto de buena voluntad, el supervisor le dijo al empleado del equipo que “se lo diera gratis” porque “regresa después de un accidente”.

Unos meses después, en diciembre de 2019, Cervio Hernández notó que sus ingresos habían disminuido. Se dio cuenta de que por la misma cantidad de nacimientos que tenía hace un mes, ahora estaba ganando un 20% menos. Esto fue a pesar del hecho de que algunas de sus distancias eran ahora incluso más largas. Resultó que la empresa cambió las condiciones de trabajo sin consultar a los trabajadores y sin informarles de estos cambios. Tras el accidente y este cambio de condiciones de servicio, Servio Hernández se dio cuenta de que tenía que hacer algo.

Riders United ahora

Servio Hernández, como repartidores de comida en todo el mundo, decidió co-crear un sindicato. Junto con otros, se propuso crear Riders Unidos Ya Chile, una comunidad que conecta a personas que quieren que sus derechos sean reconocidos por corporaciones transnacionales.

READ  La insostenible promesa de una moneda para todos

Hernández admite que es algo bueno que Riders Unidos Ya se haya creado cuando la pandemia fue la primera. Las condiciones laborales empeoraron durante la pandemia. Un informe reciente de la Organización Internacional del Trabajo, titulado “Perspectiva Global de Empleo y Asuntos Sociales”, reconoció que la pandemia COVID-19 “aumenta los riesgos y la desigualdad para los trabajadores, especialmente aquellos que trabajan en plataformas geolocalizadas”.

Mientras tanto, Servio Hernández me describió estas condiciones de una manera que parecía familiar para los repartidores de alimentos de todo el mundo. “Las empresas de reparto juegan este sentido de estabilidad en las condiciones laborales de los trabajadores”, me dijo. Ellos “encuentran formas de ‘cambiar las reglas del juego’ y enmendar los contratos a su antojo, siempre a su favor [ces entreprises] Y a costa nuestra. En resumen, nos permite trabajar más y ganar menos. Antes de la pandemia, solíamos garantizar el horario comercial: las horas en las que estabas conectado a la aplicación, aunque no hubo solicitudes durante ese tiempo. Pero a medida que aumenta la demanda, especialmente durante una pandemia, en lugar de mejorar las condiciones de los trabajadores, las empresas de reparto lo empeoran: suspenden las horas de trabajo garantizadas y solo le pagan por los pedidos que se entregan. Esto nos convierte en esclavos modernos, confiando en el contacto, 24 horas al día, 7 días a la semana, con la aplicación. Las distancias aumentan, las tarifas de los trabajadores por hora disminuyen y, además, está atado al estado de ánimo del cliente. [qui vous note]. »

Destacó lo sensible que es su trabajo para medir la preparación, y agregó: “Si una persona no baja de inmediato a recibir su solicitud, nadie contará esta vez. Se convierte en una cuestión de respetar y respetar a la otra persona. Somos trabajadores y seres humanos. Algunos clientes y propietarios de estos negocios sienten que tienen derecho a tratarnos como perros “.

Trabajadores independientes falsos

El repentino crecimiento epidémico de los servicios de entrega mantiene a estos trabajadores en un limbo legal. Servio Hernández me dijo que hasta el momento ninguna de estas empresas ha sido auditada en Chile. Lo sabe porque su organización, Riders Unidos Ya, tiene dos casos pendientes contra PedidosYa. Las denuncias fueron presentadas por particulares porque, legalmente hablando, los trabajadores no tienen relación laboral con la empresa. Son “autónomos” o autónomos, lo que significa que no pueden formar un sindicato.

READ  Portugal: 60.000 € concedidos por no hacer las tareas del hogar

En todo el mundo, los repartidores se enfrentan al mismo problema: no se cuentan como trabajadores, sino como autónomos. Los trabajadores se defienden presentando demandas individuales contra estas empresas transfronterizas. En España, en 2020, Isaac Cuende ganó una demanda contra Glovo, otra aplicación de entrega de alimentos internacional. La Corte Suprema utilizó el término “falso independiente” (Estafadores), Que se refiere a la práctica de no reconocer a los repartidores como trabajadores que gozan de derechos laborales, incluido el derecho a organizarse.

Los repartidores en Argentina se han organizado en una amplia gama de grupos como Agrupación de Trabajadores de Reparto, Glovers Unidos Argentina y Redapps Unidos Argentina. Varios de estos grupos convocaron una huelga internacional de trabajadores de entrega de alimentos el 22 de abril de 2020. A ellos se unieron organizaciones de toda América Latina y España. En octubre de 2020, varios de estos grupos organizaron su cuarta huelga, a la que se unieron trabajadores de América Latina y España, así como de Europa, Asia y América del Norte. El objetivo de este proceso es presionar a los empleadores para que realicen pedidos de entrega, para obligarlos a anteponer la seguridad y los intereses de los trabajadores a los márgenes de ganancia y aceptar las normas y derechos laborales.

Servio Hernandez es parte de este proceso. Como repartidor activo y líder de su negocio, sabe que no será fácil. Me dijo: “Los trabajadores somos considerados inalienables”. “Seguimos soportando la peor parte de la situación y las empresas todavía se benefician de la impunidad”. (Este artículo fue publicado en el sitio Mochileros; Traducción de un consejo editorial en contra)

Tarua Zuniga Esta es miembro de la Secretaría General de la Mujer Migrante de Chile. Es miembro de la Mecha Cooperativa, un proyecto del Ejército Comunicativo de Liberación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *